Mandamientos para la mejora continua

El ser humano está en constante evolución. Esto implica que estemos constantemente haciéndonos las preguntas correctas para no quedarnos estancados haciendo lo mismo. Esto se debe a que el ser humano constantemente aspira a más, es su estado de naturaleza. ¿En qué aspectos de mi vida estoy inconforme con lo tengo? ¿Qué debo hacer para acercarme a la vida que quiero? ¿Qué necesito para poder estar más feliz con mi vida? ¿Estoy dispuesta a ponerme en una zona de discomfort para avanzar a mi siguiente nivel? Estas son algunas de las preguntas que debemos tener en cuenta constantemente para la mejora continua.

Es bueno de vez en cuando evaluar la realidad de nuestro alrededor, reconocerlo para darnos cuenta cuál debería ser el camino siguiente. Para guiar un poco nuestro camino, existen los 10 mandamientos del Kaizen. El Kaizen es una metodología originaria de Japón que implica disciplina, orden, limpieza, alcanzar y establecer objetivos. A continuación, mencionaremos los mandamientos para lograr una mejora continua.

  1. Los problemas crean oportunidades

Es muy importante saber observar los problemas de distintas perspectivas. Los problemas, por su misma naturaleza, nos ubican en un estado de discomfort, en el que hay que buscar una solución para aquello. Y las soluciones, a su vez, crean oportunidades de mejora.

  1. Pregunta el “por qué” al menos 5 veces

Para poder solucionar un problema, se tiene que entender la raíz de este. En la mejora continua, se debe enfocarse en el “por qué” en vez del “quién”. Esto se enfoca en la idea de que es más ingenioso enfocarse en lo que si tenemos en nuestro control, más en lo que no tenemos en nuestro control.

  1. Toma ideas de cada persona

Siempre se puede aprender de los demás. Al ser una sociedad en constante evolución, siempre hay que estar alerta para aceptar el cambio que si es beneficioso para cada uno. Incluso, una sociedad que se encuentra abierta a escuchar a sus distintos miembros es una sociedad que está abierta a mejorar siempre. Esto se basa en que se pueden aprender siempre nuevos métodos, nuevas ideas y enseñanzas.

  1. Piensa en soluciones que hagan las cosas posibles

Es muy usual quedarse en el problema. No obstante, la mejor optimización de tiempo siempre será enfocarse siempre en lo que si está en nuestro control. De esa forma, las soluciones que se pensarán harán las cosas posibles dentro de lo que si se puede controlar.

  1. Replantea tus ideas

Es muy importante siempre estar actualizando los métodos que se están utilizando, a partir de nuevas ideas que surgen. De esa manera, siempre podemos optar por tener los mejores resultados para nuestros problemas. Siempre es bueno cuestionar lo que estamos haciendo.

  1. No aceptes excusas

De la misma forma que los problemas, las excusas también crean oportunidades. Podemos tomar nuestras debilidades para poder explotarlas y sacar el mejor provecho de ellas.

  1. Elige una solución óptima

Darle una solución simple a un problema complejo es lo más eficiente que se puede hacer, tanto en calidad de optimización de materia, tiempo y recursos.

  1. Corrige los errores de inmediato

Lo más importante de desarrollar en nosotros mismos, es crear una cultura de mejora. Esto implica enmendar los errores de inmediato. Los problemas deben ser enfrentados de forma inmediata.

  1. Usa el ingenio y no el dinero

Siempre para fines de optimización de recursos, es mejor usar el ingenio que los recursos.

  1. La mejora continua no tiene fin

Cuando se siente que se ha llegado al punto final, ese es recién el comienzo. La mejora continua se trata de un circulo vicioso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *