Buen augurio para la biodiversidad ecuatoriana

Durante la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas en Glasgow, el presidente ecuatoriano Guillermo Lasso anunció una excelente noticia para la biodiversidad del país: el Ecuador ampliaría la reserva marina de las Islas Galápagos en unos 60000 kilómetros cuadrados, y buscaría un canje de deuda por conservación para poder financiarla. Con 133000 kilómetros cuadrados, la reserva marina del archipiélago ya logra ser una de las más grandes del mundo. Sin embargo, esta expansión agregaría un corredor en la Cordillera de los Cocos, un área de alimentación y migración de especies en peligro de extinción extendido hasta Costa Rica.

El ministro de Ambiente, Gustavo Manrique, aseguró que el Gobierno está determinado a concretar la propuesta. Créditos: La Hora.

El nuevo territorio que será protegido se dividiría en 2 partes; una estaría situada sobre la Cordillera de los Cocos y no se podría realizar ninguna actividad pesquera, y la otra será una zona de no palangre. A través del canje de deuda por conservación, el Ecuador busca crear un fideicomiso que permita al país obtener recursos permanentes para que el área pueda ser debidamente financiado, de la mejor manera que pueda conservarse, con la mejor tecnología e infraestructura. Lasso menciono que actualmente están en estudio algunas propuestas de tenedores, no obstante, no abandonan la posible idea de que el país pueda llevar el canje de deuda con el apoyo de organismos multilaterales.

La extensión de la reserva ecológica es parte de la creación del Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental (CMAR), que pretende conectar a las islas Galápagos con la isla colombiana de Mapelo, la isla de Cocos en Costa Rica y la isla de Coiba en Panamá. Este corredor tendría una extensión de 500000 kilómetros, y a mayor escala pretende proteger la “migravía” o carretera marina de especies marinas de este territorio.

A pesar de que la extensión de la reserva ecológica impacta al sector pesquero debido a la reducción del área de pesca, forma parte de la estrategia de Ecuador para lograr el canje de deuda. Además de que atraería la simpatía de organizaciones ambientalistas y demás organismos multilaterales, que reconocerían la iniciativa de Ecuador al querer unificar dichas zonas para la conservación y protección de especies en peligro de extinción. Más allá de eso, la delimitación de la reserva implicaría un incremento en la productividad marina para la pesca en las zonas aledañas, por lo que a largo plazo favorecería la pesca.

Desde muchas perspectivas, el Corredor Marino del Pacífico beneficiaría a largo plazo al Ecuador. Bajo temas de protección de biodiversidad, el Corredor generaría más peso en contra de las flotas pesqueras chinas que constantemente irrespetan la jurisdicción ecuatoriana en alta mar. La unificación de Ecuador, Costa Rica, Panamá y Colombia a partir de esta zona, generaría un frente político poderoso y, fundamentado en una productiva causa. Dicho frente político estaría en la mira de la geopolítica internacional, pues se pone muy a disposición a la cooperación multilateral. El Ecuador cada vez se abre más hacia el mundo, implicando consecuencias positivas en el entorno social, político y económico para el país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *