Ecuador: ¿Desafíos? Sí. ¿Oportunidades? Muchas más de las que te puedes imaginar

Por: Mario Andrés Frixone Andrade

Presidente Business Honor Society

La tarde del día viernes 7 de mayo, el Business Honor Society organizó el evento “Perspectiva Empresarial Ecuador” con el objetivo de que la comunidad USFQ conozca las opiniones de algunos de los empresarios más importantes del país, acerca del panorama que enfrentará el mundo empresarial ecuatoriano con la llegada del próximo gobierno. En este evento tuvimos el honor de contar con Fernando Correa — Presidente Ejecutivo de SEMAICA—, Juan Carlos Pitarque — Vicepresidente de Finanzas y Planeación, CFO de PRONACA—, y Roque Sevilla —Presidente Grupo FUTURO. De sus exposiciones pudimos llevarnos muy valiosas reflexiones y puntos de vista respecto a los desafíos y oportunidades que tiene nuestro país para los próximos años.

Empezamos con la exposición del ingeniero Fernando Correa, quien cuenta con amplia experiencia en la industria de la construcción. Él inició haciendo referencia a la importancia de la industria en la que opera. Ésta representará aproximadamente el 7.22% del PIB de este año y emplea a cerca de medio millón de personas. Fernando se enfocó en presentar cuatro desafíos que, desde su punto de vista, se debe tomar en cuenta para buscar soluciones.

El primer desafío es el laboral. Se necesita evolucionar hacia un sistema más flexible y eficiente, que beneficie tanto a las empresas como a los trabajadores, así ayudando a disminuir el desempleo y la pobreza. El siguiente desafío es el ambiental. Se debe rápidamente buscar un cambio de mentalidad hacia el desarrollo de construcciones más eficientes, reduciendo al máximo sus deshechos y minimizando el impacto al medioambiente. Continuó con el desafío tecnológico. Se necesita, mediante el desarrollo de nuevas tecnologías, tener procesos más eficientes que generen menos desperdicios. Es importante que las grandes empresas compartan sus conocimientos y tecnologías con las empresas más pequeñas para así poder generar un mayor desarrollo tecnológico en toda la industria. El último desafío es la corrupción. Se necesita romper las mafias existentes para que el sector público pueda realizar contrataciones adecuadas y transparentes, permitiendo que la compañía más apta, con las capacidades necesarias, pueda realizar el proyecto correcto, evitando así, hechos lamentables como el abandono de obras u obras de mala calidad. Finalmente, Fernando nos dejó con una interesante reflexión acerca de la necesidad de trasladarnos hacia un “capitalismo consciente”. Tener una transición de un “shareholder capitalism” a un “stakeholder capitalism”. Es decir, lograr que tanto las empresas como sus líderes, se humanicen y ayuden a combatir los problemas sociales que vivimos que tienen a tanta gente sufriendo.

La segunda exposición fue del economista Juan Carlos Pitarque, quien cuenta con amplia experiencia y gestión en la agroindustria. Este sector, en cambio, representa el 17% de la economía del Ecuador y ampara al 25% de la población económicamente activa. Desde el inicio de su intervención, Juan Carlos nos invitó a soñar, soñar en un Ecuador donde las cosas son posibles y donde el recurso humano es único. Vivimos en un país caracterizado por la gran e inigualable solidaridad de sus habitantes. Es un lugar en el cual tenemos la mejor calidad de tierra, agua y gente. “Con este conjunto de elementos, nadie nos gana”, aseguró.  Asimismo, mencionó la necesidad de que como país comencemos a pensar en una etapa post petrolera, que cada vez está más cerca. Esta etapa, según él, la podremos enfrentar mediante una internacionalización, para la cual, como país, estamos listos. Tenemos todas las capacidades para salir a competir en la economía global. Hay que cambiar la mentalidad de proteger al agricultor, por la mentalidad de impulsar al agricultor a exportar.  

Otro punto muy importante que Juan Carlos nos mencionó es el del Loyalty Effect. Este efecto sugiere que los colaboradores son el aspecto más importante de la empresa y si cuidas de ellos, ellos cuidarán de tus clientes. Finalmente, nos comentó que el Ecuador siempre ha tenido y siempre tendrá muchos desafíos, pero que lo importante es no perder el optimismo. Debemos estar conscientes de que el ecuatoriano es capaz de lograr muchísimas cosas, todo lo que se proponga. En este país, el número de oportunidades siempre superará al número de desafíos existentes.

El último expositor del evento fue el economista Roque Sevilla, quien, desde su experiencia en múltiples industrias, nos habló sobre los puntos que él considera los más importantes a tomar en cuenta para el futuro del país. En primer lugar, mencionó la importancia de la vacunación y la necesidad de una colaboración conjunta entre el gobierno y la empresa privada para que se pueda superar este desafío. También enfatizó en la necesidad que hay de adaptarnos a las circunstancias de la “nueva normalidad” causada por la pandemia. Por ejemplo, el cambio en los espacios de trabajo debido a la menor demanda de espacios físicos en oficinas. Al igual que la reducción de la movilidad en las ciudades y el impacto que esto tendrá en repensar el funcionamiento y el diseño de las ciudades.Posteriormente, comentó acerca del desafío que representa el cambio climático.  Según múltiples fuentes fidedignas, si no hacemos algo al respecto pronto, existe el enorme riesgo de un aumento en la temperatura en la tierra, que podría inclusive conducir a la extinción de la raza humana. Roque aseguró que el Ecuador, dada su ubicación geográfica y condiciones naturales, podría fácilmente migrar de las fuentes de energía fósil a fuentes de energía renovable y así aportar a frenar el cambio climático. Algunas de las bondades que facilitarían este cambio son la alta luminosidad que tenemos dado que estamos en la línea ecuatorial, la abundancia de recursos geotérmicos, y la abundancia de caídas de agua para generar energía hidroeléctrica. Finalmente, mencionó la necesidad de aprovechar las ventajas comparativas que nuestro país tiene y de repensar la economía, trasladándonos a una forma de pensar en la que la ganancia del accionista no es lo único importante. Él propone enfocarse en los 7 stakeholders — accionista, cliente, empleado, proveedor, gobierno, medioambiente y sociedad.

Para concluir el evento, se le pidió a cada uno de los empresarios que responda la pregunta: “¿Qué acciones, más allá de ofrecer empleo digno, no contaminar y pagar impuestos, cree que son necesarias impulsar desde las empresas para construir un mejor Ecuador?”.  Algunos elementos mencionados fueron el aspecto humano y la empatía. También se habló sobre la importancia de que la riqueza generada sirva como marea para subir a todos los otros barcos. Finalmente, se volvió a enfatizar sobre la necesidad de asociarnos para juntos resolver los problemas ambientales y sociales.

En conclusión, estos grandes e importantes empresarios nos dejaron muy valiosos puntos de vista respecto a los desafíos y oportunidades que el mundo empresarial ecuatoriano tiene para los próximos años. Sin embargo, lo más importante, en mi opinión, es el mensaje de esperanza y optimismo que nos transmitieron sobre cómo pese a los desafíos existentes, siempre habrá más oportunidades. El Ecuador siempre tendrá mucho potencial para triunfar, seguir avanzando y ser cada día un lugar mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *