El dolor de ser mamá

Por: Dra. Margarita Neira

El dolor de ser mamá Durante mi formación estudiantil mi anhelo de maternidad que se incubaba desde mi niñez toma un giro al querer también vivir esa experiencia en otras personas. Así, elijo la obstetricia como mi meta profesional. Como médico obstetra muchas veces tengo esa grata noticia de decirle a mi paciente que va a ser mamá y una de las primeras preguntas dentro de todas las dudas creadas es cuánto va a doler.

¿Entender que la maternidad podía venir acompañada de dolor, como podía ser posible? Pues sí, ser mamá duele. Ya lo dijo la biblia en su génesis “En gran manera multiplicaré tu dolor en el parto, con dolor darás a luz los hijos” Pero no fue hasta que quise formar mi propia familia que entendí lo que duele ser una mamá.

Esos dolores de parto no se comparan con el dolor de la pérdida de un hijo en un aborto por que los queremos vivo; no se compara con la angustia de saber que tu hijo no está bien formado por que los queremos completos. Duelen los desvelos en la enfermedad por que los queremos sanos. Duele el primer día de clase, aunque sabes que está aprendiendo a vivir. Duele su primera caída, pero estas orgullosa al celebrar sus triunfos Duele su primer desamor, pero sabes que a futuro gozará de su propia familia.

¿Por qué queremos ser madres entonces? porque todo ese dolor no sobrepasa el amor que llegas a sentir cuando nace y oyes su primer llanto, cuando miras por primera vez su carita y acaricias su piel. Ser mamá es soportar el dolor a cambio avalanchas de amor; es soñar con ellos, compartir sus anhelos y estar más pegadita a Dios para que nunca les falten sus bendiciones. Somos más cautas, más sabías, y más disciplinadas; Cambia nuestro mundo por completo, estamos más cansadas, talvez; pero definitivamente más felices.

La maternidad puede iniciar con dolor, pero ten por seguro que va a terminar con mucho amor. Es un sentimiento sublime que no se puede comparar con otros sentimientos en el mundo, o quizá solo con uno…. con el amor que te da tu propia madre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *