Abril, mes de concientización financiera

Abril conmemoró un tema que, si bien debería ser conocimiento de todos, en realidad son muy pocos los que lo manejan: la educación financiera. La educación financiera es un tema sumamente importante para absolutamente todas las personas que generan ingresos y tienen que asumir egresos, administran sus propias cuentas y/o hogares, y en general para cualesquiera personas que aspiran a generar cualquier tipo de ingreso pronto. Pues no se trata de nada más que el desarrollo de capacidades de comprensión en cuanto al entendimiento de la administración del dinero: entender cómo manejar ingresos fijos, comisiones, egresos fijos, egresos variables, inversiones, entre otros ámbitos que este tema abarca. Comprender estos conceptos para poder aplicarlos es de suma importante pues, solo de esa manera se podrán enfrentar desafíos financieros y se podrá cumplir metas y objetivos establecidos de la forma más coherente posible.

Ahora bien, suena muy lógico el creer que todos los que trabajan o generan ingresos conocen este tema a la perfección, pero no es así. Obviar este tema o pasarlo por alto en la situación personal de cada uno puede traer muchísimas consecuencias; ya sea una acumulación poco saludable de las deudas, imposibilidades de alcanzar metas, falta de visualización y proyecciones, imposibilidad de poder enfrentas emergencias, entre otras eventualidades. Básicamente, se insta a conocer sobre educación financiera porque es una fuente de liberación y proyección para cada individuo. Es por esto que, dentro del mes de la concientización sobre educación financiera, es relevante compartir ciertas pautas a tomar en cuenta si se quiere empezar a tomar conciencia en mayor profundidad sobre este tema tan importante en el desarrollo personal de cada uno.

  1. Lo primero y más primordial para poder entender el por qué es tan importante la educación financiera, es el establecimiento de metas. El establecimiento de metas tangibles, llevará a formar una estrategia prudente y coherente para alcanzarlas. Esto requeriría una organización del tiempo y recursos que se necesitarán para lograr esto.
  2. Como segunda e igual de importante instancia que la primera, es el ser consciente de los ingresos recibidos mensualmente. Y muy especialmente, honrar y respetar el techo de gasto que se tiene. El vivir por sobre las posibilidades de ingreso de cada uno, solo hará que esta persona se llene de deudas, que a largo plazo serán insostenibles y definitivamente cortarán alas para poder hacer proyecciones más complejas.
  3. Muy a la par de la segunda clave, está el aprender a hacer presupuestos. Teniendo en cuenta también las metas que se tienen, establecer un presupuesto y distribuirlo a partir de la realidad y las metas de cada uno hará poder establecer una mejor relación con el dinero, para poder sacarle el mejor provecho posible.
  4. Identificar ingresos y egresos fijos mensuales. Cuando se arma un presupuesto mensual, lo más importante es aterrizar a la realidad: cuáles son los ingresos fijos y variables de cada uno (salario, comisiones, dividendos, entre otros), asimismo con los egresos (gastos fijos, gastos variables, pagos de tarjeta, entre otros). Este punto es esencial para que el presupuesto que se tenga, sea aterrizado a la realidad.
  5. Conocer sobre cómo sacarle provecho a la realidad de cada uno. Quizá sea que por desconocimiento o ignorancia se está pagando de más a ciertas deudas cuyos costos podrían reducirse. Ya sea por beneficios que no se conocen, pagos impuntuales, entre otras cosas.
  6. Conocer sobre los términos esenciales en educación financiera. No solo conocerlos sino evaluarlos para ajustarlos a la realidad de cada uno: la diferencia entre un préstamo y un crédito, conocer términos importantes sobre seguros, diferencia entre una tarjeta de consumo y de crédito, entre otros términos.
  7. Buscar nuevas fuentes de ingreso. Si las metas establecidas no van acorde a los ingresos mensuales que se tienen, aprender a ser recursivo: ¿qué puedo hacer a partir de mi talento, los recursos y el tiempo que dispongo? Muchas veces los pasatiempos de cada uno pueden convertirse en una gran fuente de ingreso, solo hay que saber sacarle provecho a la oportunidad.
  8. Antes de invertir, planifica e infórmate. El dinero que estás destinando a invertir debe ir acorde a la realidad y posibilidades de cada uno. Calcular pros y contras.
  9. Conocer los riesgos. Antes de destinar tu dinero en una inversión importante; ya sea en bolsa, fondo indexado, seguro o de cualquier otra forma de invertir, tener en cuenta y evaluar riesgos.
  10. Prepara tu jubilación. Mientras mayor sea el tiempo de planificación, mejor. La segunda etapa de la vida de cada uno será cómoda en medida que cada uno se va preocupando de eso de la forma más anticipada posible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *