El networking: más allá de lo transaccional

El mundo laboral y profesional es un lugar altamente competitivo donde, para sobresalir, las personas procuran siempre dar un extra y procurar siempre marcar la diferencia. Sin embargo, no dejamos de ser seres humanos regidos por relaciones sociales, que se apoyan el uno al otro. Si bien el mundo laboral puede llegar a ser muy individualista, en el sentido de que muchas veces se intenta ‘llegar a la cima’ solo, en práctica uno puede darse cuenta que esto no aplica. Como seres humanos, siempre vamos a necesitar de los otros. Ya sea por su experticia, por su apoyo, como fuente de inspiración, y de muchas otras más maneras. Por esta y muchas más razones el networking es tan importante, pues nos enseña que finalmente para sobresalir, necesitamos de personas a nuestro alrededor igual o más motivadas que nosotros mismos.

El término networking normalmente se la atribuye a la acción en la que profesionales socializan con el objetivo de solidificar o establecer relaciones empresariales para poder beneficiarse mutuamente con oportunidades de negocio, levantamiento de información o búsqueda de potenciales clientes. Si bien objetivamente esta práctica puede ser muy beneficiosa a nivel objetivo, puede ir incluso mucho más allá de eso. Siempre es bueno tener como referencia a personas como fuentes de inspiración, y ese es un beneficio que el networking te puede traer.

No se trata únicamente de un intercambio neto de intereses personales y beneficios, sino además de poder cultivar relaciones profundas y duraderas no solo con personas sino también con organizaciones, que le puedan sumar al crecimiento profesional y personal propio. Se puede aprender muchísimo de las costumbres profesionales de diferentes personas y sus maneras de complementar su vida personal y profesional, que pueden servir como referencia en cuanto a cómo cada persona lo puede adaptar a su propia realidad. Esto refiere a que el networking es mucho más que lo que se ve a simple vista, pues llega a ser también un intercambio de principios y valores importantes para la vida profesional de cada persona.

Es por esta razón que la inteligencia emocional juega un papel muy importante en la práctica de esta acción tan importante en el mundo de los negocios. El networking demuestra nunca ‘solo son negocios’. Una persona de negocios que ve más allá de eso, sabe que no se trata de mostrarse de forma superficial. Sabe que cuando vale la pena, la idea es mostrarse auténtico para poder establecer relaciones a largo plazo.

El autor de uno de los libros más importantes en networking, Dale Carnegie en “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”, describe muy bien el papel de la autenticidad en esta práctica. En uno de los muchos principios que el propone, menciona que es muy importante ‘hacer sentir importante a la otra persona, pero de manera totalmente sincera’. Pues los principios que el propone en su libro no los ve de forma transaccional, sino más como un modo de vida a adoptar. Lo interesante de este modo de vida para las relaciones sociales es que apuestan no solo por un beneficio propio, sino por un beneficio colectivo. De esto justamente se trata: a la hora de relacionarse con personas en términos laborales y profesionales, la autenticidad y la bondad siempre deben ir de la mano. No existe cosa tal que el desdoblamiento de la persona entre su vida laboral y profesional, los seres humanos no somos máquinas.

Si bien el desarrollo de cada persona en el mundo laboral es muy importante, no hay que jamás perder de vista que detrás de cada profesional, hay un ser humano. Con ese ser humano es con el que hay que intentar y lograr conectar, pues solo así se forman relaciones auténticas. Y mucho más allá de eso, relaciones auténticas y basadas en una búsqueda de un mutualismo verdadero.

Gráfico 1: Principios de Dale Carnegie en Cómo ganar amigos e influenciar a las personas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *