No todo es tan importante como parece

Pienso en la palabra ‘nihilismo’ y busco su significado exacto en Google. Se trata de una corriente filosófica que niega la existencia y el valor de todas las cosas, al igual que toda creencia, principio moral, religioso, político o social. He llegado a la conclusión de que no todo es tan importante como parece, pero no en el sentido nihilista. Primero, creo que como individuos no somos tan trascendentales como en ocasiones pensamos. Las demás personas piensan en nosotros muy poco, pues todos pensamos en nosotros mismos la mayor parte del tiempo. Lejos de tratarse de un acto de egoísmo, esto refleja que nuestra individualidad es lo único que realmente poseemos, lo que más nos importa. Por otro lado, particularmente en esta era del internet, tendemos a preocuparnos por absolutamente todo, pues estamos al tanto de todo lo que pasa en el mundo y de todo aquello que nos falta. Nada es suficiente cuando la información y las posibilidades son infinitas.

Somos los protagonistas de nuestra propia película y la gran mayoría del resto de personas, cosas y acontecimientos son extras, situaciones irrelevantes, ruido de fondo desde la perspectiva individual. Creo que al aceptar que no somos el centro del universo, que hemos de morir pronto y que hay tantas personas, cosas e información que no nos competen realmente, nuestro mundo y nuestra existencia individual cobran algo más de sentido. No todo es irrelevante y carente de valor como sugieren los nihilistas, pues tiene que importarnos ‘algo’ para seguir viviendo, para seguir jugando este juego tan absurdo y maravilloso al que llamamos ‘vida’. Aunque somos tan diminutos y volátiles y el mundo es tan vasto y complejo, siempre hay algo que nos hace sentir el centro de nuestro pequeño universo, que da sentido a nuestra vida.

Entonces ¿qué nos importa realmente y por qué? Quizás sea mejor contarlo con los dedos de una sola mano para establecer verdaderas prioridades y reconocer que, en lugar de preocuparnos por absolutamente todo lo que aparenta ser trascendental, especialmente hoy en día, necesitamos pocas cosas y personas en concreto hacia dónde dirigir nuestra vida. Sino todo es caos y nihilismo. Citando al escritor estadounidense Mark Manson, la clave para tener una buena vida no es que nos importen muchas cosas cada vez más, sino que aquellas pocas cosas que son prioritarias, verdaderas e inmediatas sean lo que realmente nos importe, lo que nos brinde un propósito y a lo que decidamos dedicar nuestra vida.

Para leer este y más artículos por Juan Martín Naranjo

Link:https://jmnaranjo.com/blog/no-todo-es-tan-importante-como-parece/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *