Entrevista con Bob Traa, autor del libro: ¿Quién paga la deuda? Sobre la sostenibilidad de la economía ecuatoriana para las nuevas generaciones

En el marco del lanzamiento del libro ¿Quién paga la deuda? Sobre la sostenibilidad de la economía ecuatoriana para las nuevas generaciones, tuvimos una entrevista con el autor. En este espacio discutimos acerca de algunos de los temas de la publicación, que se relacionan con la realidad coyuntural del Ecuador. El libro llega en un contexto político de alta tensión, en el que es fundamental hacer un repaso histórico sobre el manejo y administración de recursos en el país.

—Whitney Rodríguez: Bob, ¿piensas que la economía es una disciplina que debería enseñarse de forma más práctica?

—Bob Traa: El estudio de la economía puede ser complicado, pero esto no es necesariamente así. Siempre les digo a mis estudiantes que usen el sentido común, con los dos pies bien puestos en la tierra. Esa es la mejor forma de estudiar economía. Todas las complicaciones de esta disciplina no son necesarias para este libro. Al final del día todos somos seres económicos, siempre estamos involucrados en dicho ámbito de una forma u otra. La idea del libro es publicar una obra accesible a todo público, sin utilizar ecuaciones o econometría.

—Manuel Novik: ¿Por qué es importante entender la esencia de la obra, es decir, la pregunta casi retórica “quién paga la deuda”?

—Bob Traa: El libro está dedicado a las generaciones jóvenes del Ecuador y del mundo. He visitado unos 60 países a lo largo de mi carrera, a través del trabajo en el FMI, y encuentro que diversos países comparten conflictos y temas en común. El libro se enfoca más en temas estructurales de mediano y largo plazo, y contiene menos énfasis en temas cíclicos o de muy corto plazo. Los cambios estructurales necesarios para una economía sostenible son cambios generacionales. Precisamente, las nuevas generaciones son quienes pagarán las cuentas que les dejamos de herencia. Existe una nueva idea tradicional de que las nuevas generaciones siempre van a ser más ricas que las generaciones anteriores. Yo tengo mis dudas con respecto a ello. Si tu ves, por ejemplo, problemas con el medio ambiente, esto no es algo que se pueda gestionar o solucionar tan fácilmente. De hecho, ese país seguramente necesitará varios recursos económicos. Entonces con cada problema o incidencia; ya sea ambiental, social o cultural, estamos generando deudas para las futuras generaciones, quienes tendrán que enfrentar las consecuencias de las decisiones tomadas en la actualidad.

Hay otro tema muy importante que cabe destacar. Después de la Segunda Guerra Mundial, las poblaciones en todos los países crecieron bastante rápido. Esto generó mucho empleo, pero después de los 2000 la población ha crecido cada vez menos, y tiene mucha más gente de mayores edades.  Esto cambió totalmente el panorama macroeconómico, a pesar de no estar reflejado en discusiones políticas. Existe el riesgo y el peligro de que algunos países, en promedio, van a tener más adultos mayores que gente rica. Este panorama resulta incierto, porque cuidar a las generaciones de edad avanzada es costoso. Hay que pensar en todo esto y tomar una visión a largo plazo.

—Manuel Novik: ¿Qué nos dices sobre el fomento de algunos países para que la gente tenga hijos?

—Bob Traa: Eso está en camino, porque los políticos tampoco saben cómo resolver el problema internacional. No hay duda de que la población del mundo está creciendo, pero cada vez en una tasa menor. Hoy día en el Washington Post, salió un artículo sobre las cifras de China en 2020 y aparece que el crecimiento de la población se entorpeció otra vez. Entonces hasta China tiene problemas demográficos. Yo creo que es un problema muy difícil de afrontar, porque la respuesta política muchas veces en países ricos es promover la tasa de natalidad, pero el mundo ya tiene sobrepoblación porque estamos presionando los recursos naturales del planeta. Hay una tendencia a tener más hijos, pero es inconsistente con la sostenibilidad de la economía mundial.

—Whitney Rodríguez: ¿Algún consejo importante para las nuevas generaciones sobre cómo cuidar los recursos de la Tierra?

—Bob Traa: El recurso del petróleo es un recurso no renovable importantísimo para el Ecuador. Es parte del patrimonio nacional porque el petróleo nos pertenece a todos, y no a los políticos que quieren ganar las elecciones. En sí, este recurso también debería pertenecer a las futuras generaciones. Yo tengo temor de que el petróleo se gaste en el Ecuador en consumo, mas no en exportaciones, de acuerdo con la demanda internacional. Los dividendos que vengan de ahí deben ser invertidos en otros proyectos, y no en consumos locales efímeros. Si tu consumes los recursos del petróleo, estás consumiendo tu propio patrimonio. Si piensas en el balance del sector público; si el país utiliza el petróleo para consumo el Estado estaría reduciendo un activo limitado. De ahí que, se puede invertir en bienes de capital u otras inversiones para preservar el patrimonio. Solo Noruega ha hecho esto, los recursos del petróleo ahí pasan en 100% por el presupuesto y no son gastados. Solo el interés que ganan en las inversiones está disponible para gastos. Sin embargo, el capital mismo no se consume. No es fácil medir esto, pero en el libro discutimos cuáles son los indicadores en el Ecuador.

—Whitney Rodríguez: ¿Por qué los economistas aparentan saber las soluciones, pero los gobernantes parecen que hacen caso omiso a todas las sugerencias?

—Bob Traa: Los gobernantes siempre están sujetos a presión. El público quiere gastos. El petróleo es dinero fácil. Esto es un tema. Yo era jefe de la misión en 2002 del FMI en el Ecuador, y creamos el FEIDEP para preservar los recursos del petróleo en un fondo de inversión patrimonial de la nación. Ahora, establecimos el FEIDEP y dentro de dos años después de mi salida, desmantelaron el FEIDEP y sacaron todo el dinero. Creo que la única solución tiene que ver con la estructura. Los jóvenes tienen que entender este tema. Una vez que están en una posición de influencia en el gobierno o cualquier profesión, la educación es la mejor forma para convencer a los gobiernos de ser más visionarios y sensatos.

Yo hablé con el presidente, el ministro de finanzas y todo el equipo en esa época. Di un discurso frente a 400 personas, en donde todos estaban de acuerdo, salvo que en la siguiente votación se gastaron todo. La única forma es concientizar a las nuevas generaciones, porque ellos van a liderar el país próximamente. A través de este libro yo no doy respuestas, al contrario, yo planteo diversos enfoques y escenarios. Con el mero objetivo de promover la reflexión crítica de lo que podría ser el futuro, si los recursos son descuidados.

—Manuel Novik: Cuéntale a la audiencia por qué deberían leer tu libro.

—Bob Traa: Espero que los lectores puedan seguir bien los argumentos del libro y encuentren algo sorprendente, que ilumine los temas de interés que se encuentren en el día a día. El libro puede ser didáctico, y puede ayudarles a pensar qué decisiones se pueden tomar para un futuro próspero. El libro es para las generaciones jóvenes y por eso la editorial es una universidad, porque ahí están los jóvenes. Ojalá que sea una audiencia grande, y encuentren algo que les sirva para el futuro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *