El futuro del Ecuador está en el voto de los jóvenes

Por: María Cristina Ortiz y Salomé Rosero

De las 13.099.150 personas habilitadas a votar en las elecciones del 2021, 38.6% son jóvenes entre 18 y 35 años y 633.044 son jóvenes entre 16 y 18 años, es decir que su voto es facultativo. (INEC, 2021).

 Por lo tanto, no sería sorprendente que el as bajo la manga de la segunda vuelta electoral, de cualquiera de los candidatos, sea el voto joven.

La decisión del próximo presidente de la República y el futuro de la nación está, en gran parte, en las manos de los jóvenes. Los candidatos ansían llegar a este público y convencer de que son la mejor opción para ocupar el anhelado puesto en Carondelet.

La historia, la cultura y la evolución del Ecuador han sido factores intrínsecos y determinantes en el ámbito político que rige hoy en día.  Al Ecuador, y a todos los ecuatorianos, nos condena la historia.  

La cultura política del Ecuador es consecuente a su trayectoria y es calificada, con frecuencia, como deficiente y hasta cierto punto, precaria. Esto se debe a que la sociedad ecuatoriana ha sido, y continúa siendo, testigo de una serie de deficiencias en el sistema político.  El país ha sido escenario de acontecimientos indescriptibles, como: derrocamientos de gobiernos, corrupción, abuso de poder, manipulación social, entre otros. Dichas situaciones han sido decisivas para marcar la concepción que existe hoy hacia la política en el Ecuador.

La percepción que existe hacia los políticos se ha visto deteriorada, los mensajes electorales han sido tergiversados y las campañas políticas han sido repudiadas. El nivel de deterioro y poca credibilidad hacia la política nacional ha aumentado y los acontecimientos que la desprestigian siguen ocurriendo como pan de cada día.

A pesar del panorama exhaustivo, el país necesita jóvenes activos, comprometidos y encausados y consecuentemente, surge Somos+QueUnVoto.

Somos+QueUnVoto es una iniciativa de dos estudiantes de la carrera de Comunicación Organizacional de la Universidad San Francisco de Quito. El objetivo es fomentar el voto consciente, meditado e informado de los jóvenes, específicamente el voto facultativo de 16 a 18 años.  Es una campaña completamente imparcial, que no se alinea ni hace referencia a ningún candidato, ideología, partido o movimiento político.  

El propósito de la campaña es comunicar sobre el proceso electoral y el voto en el Ecuador; es incentivar a los jóvenes a informarse; es explicar cómo y por qué votar; y finalmente, hacer un llamado a la acción a los jóvenes votantes. A lo largo de la campaña, se combina el aspecto racional con el ámbito emocional, incorporando un lenguaje juvenil y una gráfica fresca.

La iniciativa tiene una duración de 6 semanas: comenzó el 1 de marzo y culminará, al igual que las campañas electorales, el 9 de abril.  

Los jóvenes debemos involucrarnos en la política del país y en este caso específicamente, en los procesos electorales. Al decir esto, no se hace referencia a que todos los jóvenes seamos candidatos a la Asamblea Nacional o a la Presidencia de la República; no se hace indicación a que todos los jóvenes seamos asesores ni analistas políticos. No, al contrario. Se hace narración a que todos, desde nuestras posibilidades gustos e intereses, sumemos un granito de arena para construir un país próspero y venturoso.

“En la mesa no se habla de política, religión ni de fútbol.” No, en la mesa sí se habla de política, pero debemos aprender a hacerlo de forma ventajosa; porque al contrario, excluirlo de nuestro día a día incentiva al desconocimiento e incrementa el ausentismo en participación política.

Hoy, más que nunca, está en los jóvenes votar de forma consciente, meditada e informada porque no solo el futuro, si no también el presente del Ecuador, está en nuestro voto.

Actuar mañana probablemente sea muy tarde.

La acción debe empezar hoy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *