La brecha digital, una lucha moderna

El impacto del COVID-19 ha destapado un sinnúmero de malestares de la sociedad. Uno de esos es trascendental para el bienestar social de los habitantes de diferentes países del mundo, especialmente los latinoamericanos: el problema con la brecha digital, a causa de la desigualdad social. La digitalización no se está desarrollando en proporciones iguales, por lo que crea un problema en cuanto al acceso a distintos ámbitos: ya sea en trabajo, educación, e incluso salud. Según datos de la Organización Banco Mundial, el acceso a banda ancha de internet no llega al 50% en la región latinoamericana, lo que se traduce en exclusión digital y menos oportunidades para muchos. Pero, ¿por qué es esto un desafío para la región latinoamericana?

Gráfico 1: Conectividad de wifi en el Ecuador. Datos: Banco Mundial

Las implicaciones de la pandemia fueron muchas: el tener que encerrarse debido a medidas de bioseguridad implicó dar apertura al mundo del teletrabajo, la educación online, entre otras cosas. Esta fue una gran posibilidad para muchos sectores socioeconómicos de América Latina, sin embargo, para muchos esto no pudo ser así. De hecho, las circunstancias apuntan a que el mercado laboral se mantenga de manera híbrida entre trabajo presencial y en línea. Es por esto que para los gobiernos de turno de países latinoamericanos es vital que, mediante políticas liberales dentro de lo social y económico, se atienda este problema. Se debe buscar promover la igualdad en cuanto a las inequidades de lo digital para que a través de este, todos tengan acceso a sus derechos fundamentales. Y el caso de Ecuador, en cuanto al tema de la brecha digital, no es excepción.

El caso de Ecuador, como muchos casos latinoamericanos, es alarmante. Fabián Pozo, dentro del panel organizado por Ecuador Libre “La brecha digital: el último desafío para erradicar la pobreza”, explica que el uso del internet alcanza a 12 de 16 millones de ecuatorianos. No obstante hay que considerar que dentro de esta cifra, una parte significativa accede de forma intermitente, sin tener una conexión propia. Es decir que dentro de este porcentaje; existen personas conectadas a través de planes pre pago, internet móvil, conexiones de internet ajenas, entre otras opciones. Según cifras del Banco Mundial, para el año 2017, 10.13 de 100 personas en el Ecuador poseían una red fija a su disposición. Es decir que a pesar de que hay conectividad, no es fija. Lo que pasa con este problema es que va mucho más allá de la desigualdad social ya existente. El problema con Ecuador radica dentro del sistema regulatorio.

Las políticas que se han adoptado desde el 2015 dentro del mandato correísta, han ocasionado un acceso muy costoso a la conectividad dentro del país. Fabián menciona “a partir de la ley de telecomunicaciones con el correísmo, se privilegió la recaudación por sobre la digitalización”. Esto ha ocasionado que exista una gran interferencia dentro del desarrollo de la conectividad en el país. Esto se origina debido a que la inversión dentro de la conectividad en telecomunicaciones disminuye, debido a que se destinan más recursos a la recaudación.

Como fue mencionado anteriormente, es más que necesario que se promueva una ola de administraciones en pro de la productividad dentro de los países latinoamericanos. ¿Cómo se erradica la pobreza? Con la aceleración de productividad, y con ella, con la creación de plazas de trabajo. Esto se haría a través del impulso de la producción, el comercio y una gran oferta de servicios. Las implicaciones de la pobreza, como la brecha digital, se las batalla con ideales libertarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *