El aporte del Ecuador a la ONU en sus 75 años

Andrés F. Fiallo

Diego A. Tituaña

El 26 de junio de 1945, en San Francisco, Camilo Ponce Enríquez suscribió la Carta de las Naciones Unidas, convirtiendo al Ecuador en uno de los 51 Miembros Fundadores de la Organización. La Carta, a cuya elaboración el Ecuador contribuyó copresidiendo uno de los comités de redacción, entró en vigor el 24 de octubre de ese año.

75 años más tarde, a pesar de las críticas a la Organización, son varios los legados de la ONU para la humanidad. El principal ha sido evitar una tercera guerra mundial, pero tiene otros como haber favorecido y acelerado la descolonización, haber fortalecido el sistema internacional de de protección de los derechos humanos, y sobre todo a partir de la época de oro de la ONU en los años 1990, haber impulsado los esfuerzos internacionales para la erradicación de la extrema pobreza y el hambre, entre tantos otros.

La conmemoración de esos 75 años de la firma de la Carta de las Naciones Unidas coincidió con la mayor crisis de salud global desde la gripe española y de manera general la mayor crisis en el mundo desde la Segunda Guerra Mundial. A esos desafíos se suma el resurgimiento de nacionalismos, el crecimiento del extremismo violento, las desigualdades, el calentamiento global y las narrativas corrosivas contra el multilateralismo.

Al igual que en la génesis de la organización, el Ecuador ha contribuido sustantivamente en el transcurso de estos 75 años a todos los esfuerzos de la ONU, logrando ser uno de los países de renta media más activos. La contribución especial del Ecuador en el escenario internacional nos ha proyectado como un país promotor de la solución pacífica de las controversias, y de un orden internacional más justo y equitativo, así como defensor de los derechos humanos y libertades fundamentales.

Crédito: UN Photo/Yould

Como varios procesos, a inicios de 2020 se vio postergada la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) como consecuencia del Covid-19. Tras la emisión de una declaración conjunta del Ecuador con otros 16 países, en mayo, a propósito del 50 aniversario del TNP, Daryl G. Kimball, Director de la asociación Arms Control y estudioso del desafío nuclear, se refirió a los coautores como “17 Estados No-Nucleares “clave””.

Asimismo, ante la demora por el Consejo de Seguridad de la ONU desde marzo de 2020, para adoptar una Resolución que facilite la lucha global contra el Covid-19, Malasia, Japón, Suecia y el Ecuador, invitaron a otros seis Estados para hacer un comunicado de apoyo para el llamado al alto al fuego por el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, que facilite el acceso de la ayuda humanitaria en las zonas de conflicto.

Finalmente, el 22 de junio de 2020 con el apoyo de 172 países se emitió el comunicado conjunto, también endosado por la mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad que terminó adoptando la resolución 2532, el 1 de julio, con lo cual se sumó definitivamente a los esfuerzos globales contra la pandemia. El Canciller del Ecuador, Embajador Luis Gallegos, entonces Representante Permanente ante la ONU, se reunió con el Secretario General de la ONU y los otros nueve proponentes principales para la entrega del comunicado y para coordinar los esfuerzos futuros en la materia.

Durante estos 75 años de vida de la ONU, el Ecuador ha ocupado espacios anhelados por muchos Estados. Hemos presidido en dos ocasiones la Asamblea General; hemos ocupado varias veces puestos en el Consejo Económico y Social, en el Consejo de Seguridad o en el mismo Consejo de Derechos Humanos. Tuvimos el primer Alto Comisionado en ese ámbito. También presidimos el Grupo de los 77 y hemos liderado procesos en materia de derechos humanos, desarrollo sostenible, y en prácticamente todos los temas globales.  La impronta está allí y, para quienes visitan la sede principal en Nueva York, se ilustra también en la obra “Códice de Fuego” que el artista ecuatoriano N. Román entregó a Kofi Annan y que reposa hasta hoy al interior del edificio icónico de la ONU.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *