Marea Roja: La Casa de Papel y su inesperado recorrido por el mundo

Ni los creadores lo vieron venir. La Casa de Papel fue concebida como una modesta producción para la televisión española. Estrenada en 2017, esta serie fue transmitida por “Antena 3” y producida por “Atresmedia” en colaboración con “Vancouver Media”. Aunque la primera temporada tuvo un rating intermedio, la segunda caída semana tras semana. Cuando Netflix llega a España y decide comprar la serie como una oferta más del catálogo, el rumbo de La Casa de Papel cambia radicalmente y se convierte en un fenómeno, repleto de símbolos reconocibles en cualquier lugar del mundo. Conservando su nombre en países de habla hispana, y popularizando como “Money Heist”, la producción pasó de ser desconocida a ser uno de los títulos más importantes al nivel de otras grandes producciones estadounidenses. Los actores se convirtieron en personajes públicos de la noche a la mañana, y los millones de fans con mono rojo y careta de Dalí invadieron, no solo los carnavales de todo el mundo, pero también protestas reivindicativas en todo el planeta.

Por si alguien no se ha unido a la marea roja todavía, aquí un pequeño recuento: “La Casa de Papel” es una historia creada por Álex Pina y producida por Esther Martínez sobre un grupo de ladrones que han sido convocados para llevar a cabo un millonario robo a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de España, lugar donde se imprimen billetes al tiempo que funciona un museo. Ellos son liderados por un personaje conocido como “El Profesor” y han sido llamados por sus diferentes y complementarias cualidades necesarias para cumplir la tarea. Cuando arriban al lugar, toman de rehenes a los trabajadores de la fábrica y a un grupo de estudiantes del Colegio Británico, quienes acuden ese día, como parte de una excursión escolar. “El Profesor” dirige la operación desde fuera. Para esto, preparó un minucioso plan durante años, que incluye todas las posibilidades  por las que dicho plan se pueda desviar. Además, cuenta con todas las herramientas que le permiten mantener el control, incluyendo armas de combate. El equipo fue entrenado durante seis meses, y después de varios días de atraco y muchos obstáculos, sale “victorioso”. Ahí concluyen las dos primeras temporadas.

Sin duda, la llegada de Netflix es el detonante de esta historia, pues no solo permitió que La Casa de Papel llegue a países desconocidos y sea doblada a idiomas en los cinco continente, sino que también invirtió en la producción de las temporadas tres y cuatro. Cuenta uno de los guionistas, Alex Pina, que la serie fue pensada para dos temporadas, estrenadas en la televisión española y comprada por Netflix. Al ver el éxito en audiencias, Netflix propuso a los creadores invertir si es que ellos decidían continuar. El equipo de guionistas se tomó un mes para pensar si podían escribir algo realmente verosímil como para continuar sin decepcionar a los fans. Cuando lo encontraron, cerraron el trato con el gigante rojo de internet.

La tercera temporada temporada propone el regreso de la banda para salvar a uno de ellos de la policía española. El objetivo es más grande: robar la reserva de oro del Banco Nacional de España. El pero más grande de este plan es que no le pertenece en su totalidad al profesor, sino a su hermano Berlín y a un amigo de este, Palermo; además de que el plan no está del todo resuelto.  La tercera temporada deja a la banda de atracadores cercanos frente al inminente ingreso de la policía. La cuarta temporada, por otro lado, replantea la situación y deja puertas abiertas para una probable quinta temporada, de la que Netflix también está encargada de la producción y distribución.

Esta alianza permitió a la producción escribir sin limitaciones con respecto a lo económico y a lo que parece imposible. Algunos escenarios de las temporadas uno y dos fueron recreados por computadora, por la imposibilidad de trasladar el rodaje fuera de España. Por otro lado, los escenarios de las temporadas tres y cuatro sí se filmaron en varios lugares del mundo: Italia, Tailandia, el Caribe panameño. Pero no solo los viajes y traslados han sido cubiertos por Netflix y sus grandes presupuestos, sino también maquinaria para volver realidad los planes más locos: derretir oro extraído de una cámara acorazada de donde se sale buceando, hacer llover billetes en pleno centro de Madrid, helicópteros y armamento del tipo militar, una operación de pulmón bastante realista, la veloz aparición de Neymar como monje de un convento italiano, entre otras cosas.

Sin embargo, hay cosas que el dinero no puede comprar, como la identificación colectiva, la apropiación del discurso de justicia social y redistribución, la empatía con la banda de atracadores, por ejemplo. Los creadores de la series creen en la importancia de cuidar la fotografía, la estética, los colores y la coherencia de todo esto con los símbolos: el antes mencionado mono de color rojo, la original careta en honor a Salvador Dalí y la canción de “Bella Ciao”, que guarda un importante significado histórico por ser utilizada por los partisanos italianos en los años 40 y que de la que ahora retoma fuerza como himno de insurrección.

La plataforma no ha hecho el anuncio oficialmente; Netflix suele promocionar sus estrenos con al menos un mes de anticipación. Sin embargo, los creadores, entre ellos Álex Pina, o incluso los mismos actores han adelantado pequeños detalles en sus cuentas personales de instagram.  Los espectadores están a la espera de un anuncio de Netflix. Tanto, que existen muchas teorías sobre cómo acabará la serie: algunas buscan respuestas en “Bella Ciao” en la voz del personaje de la inspectora Sierra e interpretan eso como una “señal” de que ella también se unirá a la banda; otros, creen que este posible final es demasiado obvio, pues estaría cumpliendo con un patrón: recordemos que la inspectora Murillo, inicialmente en el bando de la policía se cambió de camiseta.

Aunque las teorías resultan descabelladas, todas demuestran las ansias y la incertidumbre en la que la marea roja permanece. La crisis sanitaria causada por la Covid-19, causó que la grabación de numerosas producciones fuesen pospuestas o reprogramada. En todo caso, solo queda esperar para ver si este grupo de Robin Hood’s de la televisión española tiene suerte por segunda vez dentro de esta ficción tan popular.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *