El Zinc, un mineral que tu sistema inmunitario necesita

Por: Maribel Chisaguano

La nueva enfermedad respiratoria infecciosa COVID 19 está siendo abordada desde varios frentes, uno de ellos el componente nutricional, donde han surgido recomendaciones sobre el uso de suplementos de vitaminas y minerales como una estrategia para ayudar a prevenir o superar un posible contagio; dado que algunos de estos nutrientes, entre ellos el zinc, han evidenciado tener funciones vitales en el sistema inmunitario. No obstante, antes de suplementar es prioritario asegurar primero la ingesta de los nutrientes a través de la alimentación, ya que las fuentes naturales siempre proveen los nutrientes con una mejor biodisponibilidad (proporción del nutriente que proviene de la dieta, que es absorbido y utilizado por el organismo). Sin olvidar que esta biodisponibilidad está condicionada por las cantidades ingeridas de los alimentos o por ciertas enfermedades presentes (trastornos digestivos como diarreas, anemia).

Pero, ¿por qué el Zinc?

El zinc es un mineral esencial para nuestras células, prácticamente todas lo contiene, se conoce que aproximadamente 300 enzimas necesitan de zinc para su actividad, participa en procesos tan esenciales como el crecimiento, desarrollo (sexual, intelectual) y reproducción celular.  Es un oligoelemento necesario para la síntesis de nuestro material genético ADN, trabaja en la regeneración de tejidos por lo que juega un papel importante en el crecimiento y desarrollo adecuados durante la infancia y adolescencia, además de la mejora en los procesos de cicatrización.

El zinc también ayuda al sistema inmunitario a combatir las bacterias y virus que invaden al organismo, a regular el proceso por el que éste elimina las células defectuosas (mutantes) antes de que se multipliquen y lleguen a ser cancerígenas. Asimismo, ha demostrado tener un papel modulador de la respuesta inmunológica a posibles infecciones, ya que un déficit de este mineral también produce una disminución de las células mediadoras de la respuesta inmune.

La mejora de la respuesta inmunitaria ante los patógenos como los virus, es resultado del trabajo conjunto de algunos nutrientes y como vemos el zinc es esencial para la vida y debemos asegurar su ingesta eligiendo alimentos naturales o mínimamente procesados seguros y que aporten cantidades adecuadas.

¿Dónde lo encontramos?

A pesar de que el zinc se encuentra en una gran variedad de alimentos y la dosis recomendada se puede cubrir naturalmente con la alimentación, debemos saber que su biodisponibilidad es alta en alimentos de origen animal como la carne o vísceras (hígado), huevos (yema), pescados y mariscos especialmente, esto porque la proteína de origen animal mejora su absorción. Mientras que, es menos biodisponible en alimentos como cereales enteros (maíz, arroz, trigo), semillas y legumbres (semillas de girasol, linaza, frejol, lenteja, arveja), esto es porque nuestro organismo no los aprovecha correctamente por la presencia de ácido fítico, un compuesto químico que disminuye o inhibe la correcta absorción del zinc. Esta limitación presente en los alimentos de origen vegetal puede mejorar si aplicamos técnicas como el remojo en las legumbres (se recomienda al menos remojar por 6 horas) o una adecuada cocción porque promueven la eliminación de los compuestos fitatos.

El contenido de zinc es aún más bajo en tubérculos, frutas y verduras; sin embargo, estos alimentos son fuentes de otros minerales, vitaminas y fitoquímicos que el sistema inmune necesita, compensando así con la variedad de alimentos los requerimientos de nuestro organismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *