Nueva Zelanda: tierra de agricultores

Hasta hace 30 años, el gobierno de Nueza Zelanda ofrecía varias subvenciones dentro del sector de la agricultura con el fin de dar una mano a sus productores. En el año 1980, dichas subvenciones por parte del gobierno representaban aproximadamente un 40% de los ingresos de quienes vivían de la agricultura. Desde ese año, el gobierno neozelandés fue aplicando de manera progresiva un paquete de reformas; incluyendo la eliminación de subvenciones, desgravaciones fiscales e intervención de los precios, hasta la completa liberalización del sector agrícola en 1990. Nueva Zelanda fue reconocida por ser potencia agrícola que exporta aproximadamente el 90% de su producción agrícola, según la lista Best Countries for Business 2018. Gracias a dichas políticas que se aplicaron en el país, el sector agrícola neozelandés es el único en el mundo casi completamente expuesto a mercados internacionales.

La liberación del sector de la agricultura en Nueva Zelanda implicó un sinnúmero de situaciones positivas para la economía del país. En primer lugar, se han ampliado las capacidades tecnológicas del sector industrial en este aspecto. Ahora, en Nueva Zelanda se encuentran los proveedores de agro-tecnología más importantes del mundo: Acto Agriculture NZ Limited, Agricom y Aitchison. Nueva Zelanda es el primer país socio de Farm 2050 initiative: un colectivo internacional comprometido al avance de la producción alimenticia a través del apoyo de emprendimientos y startups de agro-tecnología.

Más allá de eso, la liberación de la economía agrícola ha permitido a Nueva Zelanda posicionarse como uno de los países más competitivos a nivel mundial gracias a la industrialización agrícola que vino a través del libre mercado. Tomando en cuenta la capacidad productiva del país acorde a su extensión, Nueva Zelanda tiene el 0,8% de las vacas que hay en el mundo y produce el 1,5% de la producción mundial de leche. Aun así, se encuentra con el 24% de las exportaciones mundiales de productos lácteos. Dichos productos representan aproximadamente el 21% del total de sus exportaciones.

Foto 1: Producción en el sector acuícola en Nueva Zelanda (toneladas), desde 1980 hasta 2018. Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Estas medidas tomadas durante los años 80 permitieron un al gasto público; que pasó a representar del 42% del PIB en 1985, al 35% del PIB en 2015. En 1985, la deuda pública de Nueva Zelanda llegaba a representar casi el 60% del PIB. Para el 2008, llegó a ser únicamente el 15% del PIB. Esta serie de implicaciones que ocasionó la liberación del sector primario en el país provocó un mayor aseguramiento de bienestar social a los ciudadanos, por parte del gobierno. El Presupuesto del Bienestar en Nueva Zelanda contempló un superávit de 3,500 millones de NZD (2,280 millones de dólares americanos) para el año fiscal 2018-2019.

Foto 2: El PIB per cápita de Nueva Zelanda se disparó de 8,000 a 35,000 dólares americanos entre el 1980 al 2015. Fuente: Libre Mercado.

Las medidas impuestas en los años 80 en cuanto al sector primario neozelandés son un ejemplo para demás países del mundo en cuanto al trato de dicha área de la economía. Teniendo en cuenta la importancia del sector primario en el país, el gobierno vio una oportunidad para impulsarlo mediante su liberación. A largo plazo, fue una de las ventajas más grandes no solo para los ciudadanos neozelandeses sino para posicionarse como una de las economías más desarrolladas del mundo. Varios países del mundo, incluyendo Ecuador, podrían tomar como ejemplo el caso neozelandés para activar de una mejor manera la economía del sector primario, aprovechando todos los recursos que se tienen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *