5 reformas necesarias e impostergables para mejorar la situación del Ecuador

En una época tan compleja social y económicamente como la actual, la sociedad civil ecuatoriana no ha dudado en proponer respuestas fiscales que buscan un cambio positivo no solo a corto plazo, sino a mediano y largo. El pasado miércoles 12 de agosto, el Instituto Ecuatoriano de Economía Política (IEEP) presentó al país la iniciativa “Foro Libertad y Prosperidad”, donde presentaron 5 propuestas con el objetivo de potenciar económicamente al Ecuador y consolidar su transformación. La iniciativa fue impulsada por un grupo de analistas económicos, destacados académicos y líderes de opinión que se encuentran preocupados por el futuro del país y desean dar cara a la actual crisis económica mediante las propuestas presentadas en el panel. A pesar de que dicho grupo se compone por más de 30 integrantes; quienes explicaron las reformas en el foro el pasado miércoles fueron 5 de ellos. Las reformas fueron expuestas por Pablo Lucio Paredes; director del Instituto de Economía de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) y analista económico; Francisco Swett, exministro de Finanzas y decano de la Universidad Espíritu Santo (UEES); Gabriela Calderón, investigadora en políticas económicas; Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG) y Mario Cuvi, experto en derecho internacional y política.

Son más de 30 integrantes que buscan mejorar el sistema laboral, comercial, financiero, estatal y de seguridad social. Foto: El Universo

La primera reforma presentada, que responde a la reducción del tamaño del Estado, fue explicada por Pablo Lucio Paredes. El director del Instituto de Economía USFQ puso gran énfasis en que dicha reforma no solo se trata de una simple reducción, sino de la optimización de ella y de la promoción de la eficiencia del aparato político. Explica que definitivamente el estado debe encargarse de lo que le corresponde, pero de manera “bien hecha”. No es solo la simple reducción de la burocracia, sino que se presencie un servicio público reducido, y que su real objetivo sea el impulso al ciudadano y a la empresa privada. Menciona que los ecuatorianos “le dedicamos recursos al Estado en lugar de dedicarlo a generar más ingresos”, y que “hay infinidad de regulaciones y normas que la sufrimos todos los ecuatorianos en la vida diaria, como personas y empresas”. Lo que se busca en esta reforma aparte de un recorte vital de gasto fiscal, es un gobierno que sea útil para el ciudadano.

La segunda reforma radica en una reforma laboral ‘para incluir a todos’, que fue presentada por Mario Cuvi. El experto en derecho internacional y política explica que actualmente, en el Ecuador, existe un “sistema laboral extremadamente rígido y demagogo”. Lo que se propone y espera dentro de esta reforma es que se planteen nuevas formas voluntarias de trabajo, que no violenten derechos. Se necesita un modelo de legislación laboral que tome en cuenta las distintas situaciones de los ecuatorianos; sean estudiantes, madres solteras, adultos mayores y padres de familia. Mencionó también la poca vigencia que existe en el actual código de trabajo, tomando en cuenta que esta data del año 1938. Entre lo que se mencionó en la explicación de esta posible reforma están el diversificar las formas voluntarias de contratación (por proyecto, por horas, por meses, etc.), mejorar los contratos para personas sin experiencia, garantizar controles para las obligaciones del empleador, un salario que se ajuste a la productividad real y un sistema justo de terminaciones de contratos laborales. En resumen, la actualización de la legislación laboral, que sea viable para la situación actual que vaya en coherencia con la protección del trabajador.

Pablo Arosemena resaltó la relevancia de los acuerdos bilaterales y la apertura comercial que el Ecuador necesita. De esa manera, el país se abarata con respecto a los demás y se abre paso a mayor comercialización. Lo que el Ecuador necesita en este momento es la apertura a negocios con demás países, y eso se logra a través de acuerdos de libre comercio. El presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil resaltó la importancia de estrechar relaciones comerciales con países estratégicos y con “clientes con mayor poder adquisitivo”, como Estados Unidos de América y demás líderes sudamericanos, como México y Perú. Además, mencionó también la relevancia que significa para el poder adquisitivo de los ecuatorianos el bajar aranceles: “es equivalente a que te suban el sueldo”. “En Ecuador, el arancel promedio está alrededor del doble del arancel promedio de Latinoamérica”. Estas reformas, el fomentar los acuerdos de libre comercio y bajar aranceles, estarían destinadas al favorecimiento de la producción y el consumo dentro del país.

Otra reforma presentada recae en la idea de tener un país de trabajadores ‘propietarios’. Para dicha propuesta, Gabriela Calderón explico la relevancia de que el trabajador sea dueño de sus ahorros y tenga la libertad de diseñar sus planes de jubilación. La investigadora resaltó que los trabajadores ecuatorianos son “clientes cautivos de un monopolio estatal, que no tiene mucho ni de seguro ni de social”. Lo que se propone con este reajuste es que el trabajador tenga la libertad de administrar sus ahorros con debida regulación, y que se pueda elegir en qué se invierte. Para resaltar la importancia de esta regulación, Calderón propone en una mayor presencia de la Superintendencia de Bancos de Ecuador, que esta regule y apruebe las posibles entidades que puedan ofrecer dichos servicios de administración de fondos para una jubilación digna. Con esto se quiere lograr mayor libertad para los trabajadores ecuatorianos en cuanto al manejo de sus fondos.

Para la última propuesta se planteó la relevancia de la internacionalización del sistema financiero ecuatoriano, como respuesta a la ventaja que el Ecuador tiene con respecto al dólar. El exministro de Finanzas menciona que “la economía financiera depende de la calidad de los intermediarios, la profundidad del régimen financiero y de las oportunidades de crédito”. Se tomó como ejemplo la situación de Panamá y menciona que en la actualidad existen más de 80 bancos, y eso le da apertura a los panameños al acceso de créditos a largo plazo, sumado de bajas tasas de interés. Menciona además, que “la profundidad de la economía financiera es el mayor antídoto contra las presiones inflacionarias o choques externos, como problemas de liquidez”. El Ecuador se encuentra en una oportunidad perfecta para internacionalizar la banca, debido a su dolarización. Se reitera además la presencia de la Superintendencia de Bancos, para que se pueda cumplir la misión de la internacionalización, que sería captar ahorro externo y una mayor oferta de líneas de crédito favorables para los ecuatorianos.

Las 5 reformas planteadas en este foro buscan no solo acelerar la economía del país y darle más apertura dentro de los mercados internacionales, sino fomentar la libertad del ecuatoriano. Mediante reformas como una administración independiente de fondos de los trabajadores ecuatorianos y una internacionalización del sistema financiero, que daría apertura a la extensión de créditos favorables, los ecuatorianos se verían en mejores circunstancias para mejorar su calidad de vida en importantes niveles. Todas las reformas mencionadas anteriormente complementan la búsqueda para que el Ecuador se posicione de manera más sólida en el mercado internacional, mejore la calidad de vida de los ecuatorianos, y además se promueva una burocracia más efectiva, al servicio de los ecuatorianos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *