Más allá de los medios: Genocidio en Etiopía

En medio de tantos acontecimientos que han pasado en el día a día este año, se han marginado muchas historias importantes en los medios. Una de ellas trata sobre lo que sucede en Etiopía: masas de acusaciones de violación a derechos humanos por parte del gobierno etíope. A pesar de la brutalidad que ha sufrido la población de Etiopía durante estos últimos años debido a conflictos políticos que datan de muchos años atrás, desde que el primer ministro Abiy Ahmed subió al poder, muy poco se ha visto en los medios al respecto. La concientización de estas realidades, que por muy inverosímil que parezca son una realidad, es de extrema urgencia para el mundo y de manera especial para la política internacional. Y esto solo se logrará a través de que se conozcan los hechos, pues los afectados merecen su reconocimiento y los acusados merecen justicia.

Debido a una serie de grupos de oposición política, como el Frente de Liberación Oromo (OLF), Etiopía se ha visto sumergida en años de inestabilidad política, que ha ocasionado brutalidad dentro del pueblo etíope. La llegada del primer ministro Abiy Ahmed, quien prometía restaurar la democracia y parar la brutalidad, solo ha agravado las circunstancias del país. Ahmed ha aprobado reformas que han dado paso a agravar la situación, como la amnistía a prisioneros políticos o el abrirle espacio a partidos políticos que han sido categorizados como ‘terroristas’.

Etiopía, desde antes de la llegada de este régimen se encontraba ya sumergido en un conflicto étnico, implicando tortura y ejecución. Amnistía Internacional, en un intento de formar un reporte al respecto de pasados genocidios y violaciones a derechos humanos, contactó a la Procuraduría general etíope y el Ministro de Paz pero no recibieron respuesta alguna. Si bien Ahmed ha criticado anteriores reformas autoritarias de pasados gobiernos, que lo han llevado a dar paso a la libertad de algunos partidos políticos, esto solo ha provocado el incremento de revueltas étnicas buscando una mayor identidad política. A principios del mes de julio, el gobierno etíope decidió desplegar fuerzas militares luego de revueltas masivas que ocasionaron más de 80 muertos, que ocurrieron a partir del asesinato del cantante Haacaaluu Hundeessaa, activista representante de la etnia Oromo.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed Ali, posa con medalla y diploma después de recibir el Premio Nobel de la Paz durante la ceremonia en Oslo, Noruega, el 10 de diciembre de 2019. Reuters

Esta ha sido la situación de la población de Etiopía desde hace ya muchos años. Agnes Callamard, relatora especial de las Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, menciona al respecto de la situación etíope que es muy difícil para los países que han sufrido varios años de conflictos étnicos y religiosos, así como los que sufren con movimientos independientes armamentistas, que la guardia civil actúe con efectividad. Son varios los casos donde la policía toma bandos absolutos, ya sean a favor del gobierno o de oposición. Tal fue el caso hace menos de 20 años en Ruanda, donde la policía intervino con brutalidad y fue parte de la masacre.

Lo que quiere decir esta situación es que a pesar de que ha pasado un tiempo significativo desde que se originó, no se conoce ni se actúa al respecto. El actuar y portar una voz de concientización comienza únicamente desde el reconocimiento de lo que está pasando. Si bien ha habido una serie de acontecimientos catastróficos este año, los medios de comunicación tienen el deber de dar lugar a la concientización de estos eventos. Existen un sinnúmero de situaciones en el mundo, muy parecidas a la mencionada, que no se conocen debido a una significativa marginalización en los medios. Sin embargo, mientras es un deber para los medios de comunicación el dar apertura a que se conozcan estos acontecimientos, es también un deber de un ciudadano responsable el mantenerse informado. Solo de esa manera se fortalecerá el entendimiento y capacidad crítica de la persona y lo más importante, se logrará conciencia colectiva.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *