Fructi Soda: la primera soda ambateña que se exporta a Nueva York

Los pequeños productores no se detienen a pesar de la crisis sanitaria que se vive en el Ecuador. Con todas las medidas de bioseguridad, generan plazas de trabajo y apuestan por la reactivación paulatina de la economía. Es el caso de Fructi Soda, bebida que data desde hace más de 80 años, y que desempolva sus instalaciones después de 3 meses en pausa. La planta de producción se pone en pie para hacer a Fructi Soda la primera soda ambateña que se exporta en la historia del país. El primer contenedor de 40 pies salió el 07 de julio rumbo a Nueva York.

Cortesía de Fructisoda

Ambato es tierra de personajes destacados, deportistas incansables, trabajadores de la cultura y emprendedores perseverantes. Ambato es la tierra de Fructi Soda, marca que representa esa esencia. Aunque ha enfrentado dificultades, esta marca resurge para reinventarse. No se sabe con certeza el momento en el que empezó a producirse, pero se aproxima que sucedió en las primeras décadas de 1900. El propietario de la marca, Alfonso Troya, había fundado la Cervecería de Tungurahua después de presentar un “prototipo” de cerveza en una feria internacional organizada por el General Eloy Alfaro en 1909. Décadas después, la Cervecería y su planta de producción vieron nacer a Fructi Soda.

Fructi Soda ha pasado por mucho. Esta bebida estuvo presente durante la crisis causada por el terremoto de 1941, que devastó Pelileo, Píllaro, Guano y Ambato. Pero el momento más difícil para Fructi Soda fue cuando una empresa transnacional compró esta marca en 1990. La bebida fue perdiendo mercado y prácticamente desapareció. Después de 24 años de ausencia y una batalla legal, Alexis Calvache recuperó la marca, la fórmula y el icónico logotipo. ¿Por qué revivir la marca? “Fructi Soda nos identifica y nos da identidad a los ambateños”, responde Calvache.

Cortesía de Fructisoda

En diciembre de 2017, Fructi Soda reinició sus actividades y desde entonces ha llenado periódicamente las perchas de alrededor de 1000 tiendas, supermercados y distribuidoras de Tungurahua con su sabor estrella: piña. Abierta a experimentar, Fructi Soda también produce bebidas sabor a tamarindo, mandarina y uva, que no se encuentran comúnmente en el mercado. Embajadora de la biodiversidad de Ambato, la bebida ha sido principal auspiciante de la Fiesta de las Flores y las Frutas (FFF) en los últimos dos años.

Cuando Fructi Soda tomaba viada, las protestas octubrinas de 2018 pusieron en pausa a la planta de producción. La sierra centro fue escenario principal de este suceso. Ahora, la crisis sanitaria ha intentado poner en jaque a la marca, pero esta se resiste. Con una nómina de 12 trabajadores y alrededor de 30 vendedores y distribuidores, Fructi Soda retomó sus actividades, descubriendo qué implica trabajar en el contexto actual. La marca ha decidido incentivar a los nuevos emprendimientos de comida a domicilio y a restaurants a acompañar sus pedidos con Fructi Soda, bajando los precios para que el consumo sea asequible. La planta de producción se activa exclusivamente para la exportación.

La historia de Fructi Soda es una historia de resistencia. Por esta razón, no solo la provincia de Tungurahua sino el país entero está pendiente de esta nueva apuesta de la soda ambateña más antigua del país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *