MigraVía Coco-Galápagos fue declarada “Lugar de Esperanza”

La reserva Coco-Galápagos, que conecta la biosfera de la UNESCO de dos países, ha recibido este nombramiento de la organización Mission Blue. Esto enfatiza la necesidad de soluciones para proteger especies altamente migratorias, como tortugas marinos y tiburones del Pacífico. La reserva, además de la fabulosa fauna, contiene una cadena de montañas submarinas que une a las reservas de la Isla del Coco, Costa Rica y Ecuador.

La MigraVía Coco-Galápagos es una arteria vital en la red de puntos críticos de biodiversidad que tenemos la suerte de compartir aquí en el Pacífico Oriental”, según el Dr. Alex Hearn, fundador de MigraMar y profesor de la Universidad de San Francisco en Quito, Ecuador. Él cree que la denominación “Lugar de Esperanza” llamará la atención, no solo de los gobiernos de Ecuador y Costa Rica sino de la comunidad mundial sobre la protección de tiburones martillo, tortugas verdes, tiburones ballena y tortugas carey.

Yolanda Kakabadse, conservacionista ecuatoriana y expresidenta de World Wildlife Fund International cree que la migravía es una oportunidad para que Ecuador y Galápagos sean pioneros en cooperación para la protección de los ecosistemas del mundo.

Mission Blue usa campañas de comunicación que posicionan a los “Lugares de Esperanza” a través de documentales, redes sociales y herramientas de geolocalización, en el escenario conservacionista mundial. Además, trabaja en organizar una coalición con ONGs para proteger los océanos del mundo. La Dra. Sylvia Earle, fundadora de Mission Blue, enfatiza que “no basta con que la Isla del Coco y las Galápagos tengan un área que brinde refugio a su alrededor”, sino también el espacio que está alrededor, porque la fauna come busca comida en esos lugares, y corre peligro de ser víctima de la caza furtiva de especies marinas.

Por otro lado, MigraMar es una red de científicos que investigan e impulsan la conservación de especies marinas que migran en el Pacífico Oriental. Compuesta por 20 investigadores, MigraMar proporciona herramientas, asesoría técnica e información científica sobre el comportamiento de las especies y genera datos para saber el estado actual de las poblaciones marinas.

Finalmente, Turtle Island Restoration Network también está involucrada en la MigraVía Coco-Galápagos. Esta ONG se dedica a la defensa de los océanos y la vida marina del mundo. Trabaja con personas, comunidades y más de 90,000 aliados, quienes restauran hábitats en la Isla del Coco.

La MigraVía Coco-Galápagos es una propuesta de primera ruta de conectividad entre la Isla del Coco y las Islas Galápagos. Créditos: ELPERIODICOCR

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *