Teorías sobre la gravedad y la óptica se crearon durante la cuarentena de 1665 a 1666

En el año 1667, con poco más de 20 años, el físico, inventor, alquimista y matemático, Isaac Newton, presentó uno de los más grandes aportes de la época, la teoría de la gravedad y de la óptica. Cabe recalcar que los estudios, experimentos y descubrimientos fueron realizados durante el periodo de cuarentena causada por la ‘peste bubónica’ en Inglaterra, entre 1665 y 1666.
Isaac Newton fue un físico, teólogo, inventor, alquimista y matemático inglés. Nació el 4 de enero de 1963.

Al igual que nosotros, Isaac Newton hace 355 años se encontraba en cuarentena. Durante la cuarentena, causada por la peste, la Universidad de Cambridge envío a sus estudiantes a continuar sus estudios desde casa. Newton continuó sus estudios a pesar de no tener profesores que lo guiaran, a diferencia de nosotros que mantenemos clases virtuales. Newton prosperó solo. En un inicio, continuó trabajando con problemas matemáticos que había comenzado en Cambridge, los cuales se convirtieron en un cálculo temprano de la época.

Sorpresas en cuarentena

Tras concluir los cálculos y a pesar de la cuarentena, que se vivía en ese año, el físico adquirió algunos prismas, con los que decidió experimentar en su habitación. Con los prismas, llegó a hacer algunos agujeros en sus persianas, para que solo lograra pasar un pequeño rayo de luz. A partir de esto, surgieron sus teorías sobre la óptica.

Ilustración sobre el nacimiento de la teoría de la gravedad, por Isaac Newton. Crédito: Joe Barcala

Gracias a un manzano

La teoría de la gravedad nace bajo un manzanero. La historia cuenta que Newton se encontraba sentado bajo un árbol manzanero, durante la cuarentena, cuando de pronto fue golpeado en su cabeza por una manzana. Fue la cuarentena, el manzanero y el golpe de la manzana, los que ayudaron a Newton a comprender las teorías de la gravedad y el movimiento.

La gran peste de Londres.

La gran epidemia de la peste bubónica en Inglaterra que se dio en 1965 y dio fin en 1666. Al igual que el COVID-19, la peste bubónica se originó en China. La epidemia mató a más de 10,000 personas, casi una cuarta parte de la población de Londres. Esta enfermedad era trasmitida a través de la picadura de una pulga de una rata infectada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *