Una propuesta bien calculada: propuesta matemática para combatir al COVID-19 y salir del bloqueo económico

Las opiniones son lindas pero la evidencia es mucho mejor. Dada la situación económica causada por el coronavirus muchos negocios se han visto obligados a cerrar dejando a miles de empleados sin actividad. Pero este ambiente no debería seguir así. Después de extensas horas de investigación logré encontrar un equipo de científicos que propone una estrategia práctica, para salir del bloqueo económico provocado por el coronavirus.

Esta nueva estrategia de aislamiento alternante implica dividir la población en dos grupos que alternan entre la actividad de rutina y aislamiento en sucesión semanal. Alternar el aislamiento semanalmente ayudaría a detener eficientemente la pandemia de COVID-19 y a mantener un buen porcentaje de la economía abierta. Esta propuesta fue creada por un equipo de la Universidad Bar-Ilan en Israel, liderado por el físico y matemático Baruch Barzel.

¿Quién diría que las matemáticas nos podrían ayudar a combatir una pandemia que tiene a miles de doctores trabajando 24/7? El estudio tiene base en un cálculo que toma en cuenta cuatro fases del proceso de la enfermedad en el paciente, presentando un modelo que alterna el bloqueo con el trabajo productivo y una vida “normal”. Esta propuesta lograría desacelerar tanto la epidemia como la destrucción de la economía. Sólo los individuos que muestren síntomas del COVID-19 (tos, fiebre y/o dificultad para respirar) serán aislados por períodos más prolongados, dijo Barzel a Aula Magna.

Barzel y su equipo simularon la propagación del coronavirus utilizando el modelo SEIR. Las diferentes etapas de la enfermedad serian las siguientes: susceptible (individuos que podrían contraer la enfermedad), expuestos (individuos que están en la etapa pre-sintomática), infectados (individuos que desarrollan síntomas) y recuperados (individuos inmunes a la enfermedad).

Durante la simulación de esta estrategia se reduce significativamente la transmisión del COVID-19 y ayuda a aplanar la curva de nuevos contagios, explica Barzel. Esto se puede lograr incluso considerando un porcentaje de desertores y personas que no respetan este esquema. Sin embargo, se deben mantener las medidas preventivas como el distanciamiento físico, el lavado de manos, uso de gel desinfectante, entre otras.

Barzel revela que es más fácil decirle a un individuo que se quede en casa por una semana, a que se quede indefinidamente. Así se puede fomentar la cooperación y reducir el estrés individual y económico que las familias sufren bajo un encierro prolongado.

Para poder implementar la estrategia, los dos grupos de la población deben tener ninguna o la más mínima interacción, lo que ya retardaría la propagación de la epidemia. Barzel sostiene que, si hay contagios en la semana activa, durante la siguiente semana inactiva lo más probable es que comiencen a presentar síntomas, de esta manera podrán mantenerse aislados hasta que se mejoren por completo. Esta táctica también recluirá el número de “esparcidores invisibles”, que son los individuos que tienen el virus, pero son asintomáticos o los que se infectaron durante su semana activa y aun no presentan síntomas, durante el periodo de incubación.

Barzel explica que, si los individuos no muestran síntomas durante su semana inactiva, lo más probable es que no estén infectados por el virus y pueden participar durante su semana activa en actividades profesionales y sociales, lo que hace que esta estrategia vuelva más lenta la propagación del virus.

El bloqueo alternativo asegura que la economía del país se mantenga 50% activa, haciendo de esta medida una estrategia que nos permite inhibir la propagación del COVID-19 con consecuencias económicas razonables. Actualmente, el Ecuador no mantiene una cuarentena del 100% y mantiene abierta aproximadamente 35% de su economía, ya que trabajadores esenciales como doctores, policías, productores y comercializadores de alimentos, entre otros, siguen saliendo a la calle.

Esta estrategia evitaría que los hospitales y recursos médicos se agoten, como sucederá si se flexibiliza completamente la cuarentena. Barzel menciona que esta estrategia no solo le serviría al gobierno para reabrir la economía, sino que también como táctica para enfrentar una posible segunda ola de la pandemia.

 

 

 

5 thoughts on “Una propuesta bien calculada: propuesta matemática para combatir al COVID-19 y salir del bloqueo económico

  1. Muy interesante. El tiempo necesario para q la población se auto inmunice o exista una vacuna está provocando la nueva pandemia, el hambre.
    La salida ordenada y coordinada es siempre mejor q la desobediencia civil.
    Excelente q estemos empeñados en buscar alternativas.

    1. Estimada Nancy, como es la semana inactiva esa persona no saldría de su casa entonces no hay riesgo de contagio. Durante su semana activa el riesgo de contagio bajaría significativamente.

  2. Me parece interesante la propuesta, sin embargo deberíamos realizar una propuesta ajustada a nuestra realidad donde la mayoría de personas trabajan en la informalidad.

    1. Estimada Rossy, esta propuesta también toma en cuenta las personas que trabajan en la informalidad. Incluso si hay defectores (personas que no siguen este sistema de grupos) el nivel de infección seria menor, y la economía se mantendría más abierta de lo que esta actualmente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *