La lactancia materna es necesaria los 6 primeros meses de vida

Por: Lucía Eguiguren, ND.
Carrera de Nutrición y Dietética

Hablar de lactancia es un tema complicado, lleno de preguntas, dudas e inclusive varias frases como: “la lactancia materna es desgastante para la mamá”, “le va a malcriar a tu hijo y va a depender de ti”. Sin embargo, todas estas creencias son mitos, consecuencia de la desinformación o la falta de educación con respecto a este tema.

Pensemos un momento en cómo los mamíferos han evolucionando durante siglos. La hembra tiene a sus crías y el primer acto es alimentarlos por el único medio que tienen en ese momento “la leche”. Poco a poco irán creciendo y cazando para poder sobrevivir, sin embargo, el acto más natural y común es amamantar. La misma situación se produce en los humanos debido a varios cambios fisiológicos que atraviesan las mujeres que se encuentran gestando.

Su cuerpo está listo para amamantar al bebé. Entonces, ¿por qué se han creado formulaciones para tratar de remplazar este alimento para los niños? Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud ha declarado que la leche materna es el único alimento que se debe ofrecer a los infantes de manera exclusiva hasta los seis meses para luego, poco a poco, introducir la alimentación complementaria pero continuar con la lactancia hasta los 2 años o más. Ahora bien, muchos pueden alegar que ni el gobierno, ni cualquier tipo de organización internacional decide cómo se debe alimentar a los niños.

Sin embargo, la evidencia científica en la que se basan para dar recomendaciones no solo demuestra la importancia y los beneficios de la leche materna, sino también hace énfasis en el efecto que tiene al ser ofrecida de manera exclusiva durante los seis primeros meses. Los siguientes puntos demuestran las razones de mayor importancia:

  • La lactancia materna aporta energía y nutrientes que los niños necesita en sus primeros meses de vida.
  • En el aspecto fisiológico los bebés aún no se encuentran preparados para recibir alimentación temprana debido a que su capacidad gástrica que no permite la asimilación de alimentos.
  • Está demostrado en varios estudios que continuar con la lactancia materna exclusiva ayuda a la prevención de enfermedades gastrointestinales, respiratorias y urinarias, entre otras. Además de una recuperación más rápida de las mismas.
  • También se reduce el gasto a nivel familiar y del país ya que existe menor ausentismo laboral, aumenta el desempeño laboral de las madres y por lo tanto mejora la situación económica y de salud.

Por estas razones es importante comprender los beneficios de este alimento para la inmunidad y seguridad de los infantes.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *