Las minorías silenciosas de la literatura

Las minorías silenciosas de la literatura
Share

La nueva casa editorial  ecuatoriana El Fakir Ediciones publicará libros olvidados y escritores al margen del cánon literario. La obra de Hernán Hoyos, 008 contra Sancocho es su primer producto de reedición.

La obra del autor colombiano Hernán Hoyos es esa que los jóvenes y adultos de los años setenta la leían a escondidas detrás de un libro de álgebra o una gran enciclopedia. Su lectura no solo era fascinante por su contenido, sino por la experiencia de hacerlo en el sigilo. Con más de 40 novelas escritas, este escritor circulaba por los márgenes del cánon literario. Escribía sus textos, los imprimía de forma artesanal y los repartía en bicicleta o a pie, y aún así, Hoyos, en conjunto con Gabriel García Márquez, es considerado uno de los dos autores colombianos que han logrado vivir de su literatura.

Invitación-Fakir

Con su género inventado de sexo-ficción, Hoyos ha vendido más de 40,000 ejemplares de sus textos. Ahora, por primera vez, una casa editorial publica su texto más recordado en una versión nueva y limpia. 008 contra Sancocho fue presentando el 12 de junio en Quito por El Fakir Ediciones, una iniciativa que lanza su propuesta con este libro lleno de sexo, pasión, aventura y comedia.

El objetivo de El Fakir es acercarse a los textos desestimados e inmóviles como los de Hoyos y darles vida nueva. Los seis integrantes de la editorial –Gabriela Alemán, Álvaro Alemán, César Salazar, Edwin Fuentes, Carlos Villareal Kwasek y Ernesto Proaño Vinueza– tienen una lista donde constan los textos que ellos consideran que deberían estar en circulación para el público ecuatoriano por su riqueza en contextos sociales y en narrativas distintas a los best-sellers de las librerías. Principalmente, son libros para su grupo objetivo: los adolescentes. Sí, El Fakir acepta el reto de separarlos de los programas de televisión, las enviciantes series de Netflix y acercarlos a las letras.

Ellos piensan hacerlo con los pies bien puestos sobre la tierra: ofrecerán e-books, libros impresos y foros de discusión en su página web. Su táctica para atrapar a los adolescentes es una reconciliación entre lo impreso y lo digital.

El nombre de la editorial viene de un apodo que los detractores daban al autor ecuatoriano César Dávila Andrade –autor favorito de los integrantes de la editorial–. “Él tenía esta reputación de ser una persona muy atraída por el misticismo oriental y se dedicó a hacer lectura de los místicos sufis sobre el yoga y todo tipo de conocimiento espiritual de oriente”, explica Álvaro Alemán, catedrático de la USFQ. “En ese contexto, en una reunión literaria, él exponía sus ideas y alguien le gritó: ‘Cállate, fakir’. Ahí, él lo cogió voluntariamente y firmaba con ese apodo”.

Fakir es una palabra árabe que significa pobreza o celebración de la pobreza. Los fundadores de la casa editorial se identifican con ese significado, porque ellos no buscan tener cuantiosos recursos, ni fama; se apegan a la idea de que la literatura es algo que todos pueden realizar en sentido de reproducir, leer y compartir con una comunidad de lectores y escritores. Para Alemán, una editorial es una propuesta de diálogo con los autores, donde se realiza una conversación y no una imposición de cómo debe ser el texto.

El Fakir no se conforma con sólo ser una editorial que re-edita, reproduce y crea contenidos. Para ellos, es de suma importancia generar un espacio de diálogo y discusión entre los ecuatorianos, por lo que su próximo producto será un libro sobre el aborto escrito en pleno 1959. Sí, un libro escrito por Laura Pérez de Oleas Zambrano hace casi 60 años sobre el aborto. El texto sigue la historia real de una mujer en los años 30 que decidió abortar porque tenía pocos recursos económicos y, al ser descubierta, fue enviada al penal. El Fakir escogió esta historia, porque “es un tema espinoso, complicado y urgente en la sociedad ecuatoriana, pero ha recibido muy poca consideración, por lo que a través de esta versión del libro queremos llamar la participación de las mujeres en la literatura y la longevidad del tema del aborto en la sociedad ecuatoriana. ”

Los textos de la casa editorial pueden ser encontrados en la librería Rayuela, Mr. Books, Libri Mundi y se puede pedir más información en su página web. En el futuro, esperan abrir una pequeña tienda para vender sus libros, pero hasta entonces, continuarán buscando esas minorías silenciadas de la literatura ecuatoriana.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *