Isabella Chiriboga: Vivencias llenadoras y emprendedoras

Isabella Chiriboga obtuvo la corona de Señorita Patronato de Quito en el año 2007. Afirma que el haber vivido esta oportunidad fue algo enriquecedor y que la formó como persona. Años después, Chiriboga asegura que es una experiencia única y que la ha llevado a preguntarse muchas veces “Isabella, cómo fuiste capaz de hacer eso, cómo fuiste tan arriesgada”, cuenta.

Isabella ganó la corona Señorita Patronato de Quito en el año 2007, a los 18 años. Créditos: Cristina Carrizosa

“Salí del colegio y se me presentó la oportunidad del Reinado de Quito, a los 18 años, y de inmediato me animé. Siempre me ha encantado el labor social, me parecía súper lindo y el concurso me daba esa oportunidad e ingresé”, cuenta Isabella Chiriboga, Señorita Patronato de Quito en el año 2007. Sin embargo, tras a ver culminado su gran meta, se dio cuenta que aún podía crecer más y decidió participar en el concurso Miss Ecuador en el 2009. Cabe recalcar que Isabella pensó que el concursar para Miss Ecuador sería la misma experiencia que para Reina de Quito. “No fueron lo mismo. Sí, se abrieron nuevas puertas interesantes y diferentes, pero ya no tenía la misma cantidad de obra social que con el otro reinado. Miss Ecuador fue más de imagen, de belleza”, cuenta Chiriboga, quien obtuvo la corona Miss Internacional.

Isabella, siempre se ha considerado una persona arriesgada y lanzada, afirmando que está es la principal razón por la que participó en ambos concursos de belleza sin dudarlo, logrando obtener experiencias enriquecedoras.

Experiencias únicas

Llenadora, es como define Isabella Chiriboga su experiencia y tiempo como Señorita Patronato de Quito en el año 2007. “Fue una experiencia llenadora, en todo sentido. Llegas a conocer e ir a los lugares que requieren ayuda, a los lugares más necesitados. En mi caso la mayoría de las veces iba a lugares de jóvenes y para ese entonces yo también estaba muy joven, esto me permitió involucrarme e identificarme más con ellos”, detalla Chiriboga. “Tuve la oportunidad de vivir un montón de experiencias que me dejaron crecer y aprender un montón, más que nada darme cuenta de diferentes realidades que pasan día a día”, añade. Sin duda alguna, para Isabella, fue una experiencia llenadora en todo sentido, emocional y vivencial.

Si bien, Chiriboga vivió grandes momentos y aprendió mucho de estos, también recuerda que hubo momentos difíciles en los que tuvo un golpe con la realidad al ver cómo viven los jóvenes y las pocas oportunidades que tienen, algo que define como una experiencia difícil, que le dolía, pero al mismo tiempo le llenaba saber que estaba ayudándoles, estaba aportando y buscando cómo cambiar eso, estaba aportando con ideas y generando ingresos para proyectos que las fundaciones tenían.

Recuerdos que sacan sonrisas

Entre una gran cantidad de proyectos, ideas y recuerdos, Isabela cuenta que uno de sus más grandes proyectos fue en relación con lo musical. “En este proyecto nos apoyaron un montón de músicos de diferentes partes del Ecuador, que se juntaron para hacer una presentación de música. Fue un evento creado para recaudar fondos para los chicos”, cuenta Chiriboga. “En el patronato teníamos proyectos de arte, educación y para madres solteras. Cada fondo recaudado iría para esos proyectos”, explica.

Un paso hacia las memorias

“La primera vez que subí al escenario me moría de miedo e incluso en una pregunta me quedé en blanco y fue una de las preguntas más simples, pero los nervios me atacaron y me olvidé que iba a decir”, cuenta Isabella entre risas el recuerdo de su participación en el concurso de Reina de Quito. Cabe recalcar que esto le permitió y ayudó a ir mucho más preparada al concurso Miss Ecuador. “Estaban todas las cámaras, mi familia y gente conocida, me acuerdo que me preguntaron “¿Qué vas a estudiar?” Y yo sabía lo que iba a decir, pero de pronto le regresé a ver a mi mamá después de una luz, y estaba ella casi comiéndose las uñas, y ahí perdí la noción de todo, no me acuerdo ni que dije”, cuenta la señorita patronato de Quito 2007.

En su restaurante ‘Pez Bela’, la especialidad son los ceviches, al igual que la especialidad de Chiriboga. Créditos: Isabella Chiriboga

En la actualidad

Isabella Chiriboga estudió gastronomía en Perú. Su pasión inició desde muy pequeña, desde el colegio, siempre le había fascinado cocinar y hacer cosas para sus hermanas.” Cuando regresé de Perú formé parte del Laboratorio Gastronómico, de donde nace el proyecto ‘La Hueca’”. A partir de esto me di cuenta de que era capaz de hacer esto y lograrlo”, cuenta Chiriboga. Actualmente, Isabella posee su propio restaurante ‘Pez Bela’ en el cual la especialidad son los ceviches. “Inicié mi proyecto muy segura de lo que iba a ofrecer, con un concepto muy claro y estoy super feliz. Por el momento nos estamos manejando solo por delivery”, concluye la emprendedora.

“Siempre me ha gustado cocinar y tuve la oportunidad de abrir mi propio restaurante”, Isabella Chiriboga. Créditos: Isabella Chiriboga

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *