Christian Wiese, un Alumnus que conquista el territorio arquitectónico a nivel nacional e internacional

“El querer ser arquitecto era un instinto muy intuitivo y que se volvió mi vida”, detalla el profesional ecuatoriano, Alumni USFQ, Christian Wiese. Desde muy joven la vocación de Christian estuvo presente en su vida, le interesaban mucho las cualidades espaciales y de organización, pues afirma haberse sentido muy cómodo viendo espacios, esculturas y geometrías.

Christian Wiese ha trabajado para Pronobis, Uribe & Schwarzkopf, Nataner, Construecuador, Prinansa, Inmoequinoccio.

Wiese es un arquitecto ecuatoriano reconocido a nivel mundial, quien asegura que esto se debe a la preparación e instrucción académica dada en la Universidad San Francisco de Quito USFQ, y de la cual se considera un firme representante, y una persona convencida de las artes liberales impartidas en la institución. “Dentro de la universidad yo pude tener una subespecialización en fotografía y una en inglés con literatura. Las clases de historia, la relación con el arte y la ciencia, me permitieron salir muy enriquecido. Todo lo recibí de una manera única”, explica. Cabe recalcar que, la facultad de arquitectura nace tras una charla entre Carlos Montúfar y el padre de Wiese.

“Mi padre le preguntó a Carlitos Montúfar, rector de la USFQ, sobre qué facultad de arquitectura podría ser una buena opción para mis estudios. Ese fue el momento en el que Carlos Montúfar, cogió el teléfono de su oficina y llamó a Aldo Echeverria y nació la facultad de arquitectura en la USFQ”, explica Wiese.

Más allá de lo aprendido académicamente, el arquitecto afirma que la USFQ le enseñó a soñar con cosas más radicales y cumplir sus sueños, algo de lo que se siente muy orgulloso de contar siempre. “Cuando viajé a un concurso en Chicago, me preguntaron de que universidad venía, a lo que yo respondí “de la mejor universidad del mundo, de la Universidad San Francisco de Quito”. Cada vez que lo pienso… más certeza tengo al respecto. Fue esa formación integral la que me permitió mi autoformación posterior en muchos aspectos”, señala.

Reconocimientos

A lo largo de su carrera Wiese a sumado grandes logros, tanto nacionales como internacionales. Actualmente ha ganado más de 12 concursos nacionales e internacionales, como: el primer lugar en el concurso para la nueva sede de la FLACSO, el Premio Ornato de Quito 2006, mención de honor en la Biennale de Miami 2005, Medalla de Oro de la Biennale de Miami 2009, Mención de honor del Premio Ornato de Quito 2013 y primer finalista del CTBUH en el 2014.

Sin embargo, fuera de los premios, el mayor reconocimiento que un arquitecto puede tener es cuando a su edificio le ponen un apodo. “Es lo máximo. Cuando una ciudad le pone un nombre a tu edificio…trascendiste, lograste tu cometido, es parte del quehacer y es muy bonito”, detalla Wiese. En Guayaquil a The Point le pusieron el tornillo. “En cada proyecto dejas un pedacito de tu corazón, de tu alma y fue maravilloso saber que la ciudad lo receptó con orgullo. El tornillo”, añade.

La torre The Point es el edificio más alto del Ecuador, ubicado en la ciudad de Guayaquil, fue inaugurado en enero del 2013. Creditos: Plusvalia.

¿El Tornillo o The Point?

The Point es el edificio más grande del país, con una altura de 137 metros. El edificio busca reflejar el quehacer del río Guayas. Un edificio, el cual fue apodado ‘El tornillo’. “Hoy se toman fotos y como punto de referencia que digan el arquitecto del tornillo es especial”, afirma Wiese.

El edificio se empezó haciendo de 15 pisos, y en cada semana que yo iba a presentar el desarrollo a Guayaquil, el edificio crecía 2 pisos. Y llegó un día en el que estábamos cerca de ser más altos que la previsora”, cuenta Wiese.

The Point no fue generado como el edificio más alto, si no fue una oportunidad comprendida para lograr el edificio más alto.

Arquitectura post-covid

La mayor amenaza es el crecimiento horizontal de la ciudad. Se debe crecer verticalmente. En vez de incorporar nuevos suelos urbanos en Quito, ahora se debería regenerar suelos urbanos existentes. “La salida para esto es que haya varios núcleos en la ciudad, con hospitales, oficinas y supermercados, para minimizar el transporte y los desplazamientos. No hay que agrandar la ciudad horizontalmente. Hay que concentrarnos en los núcleos”, explica Wiese. “La ciudad ahora debe ser un ente controlado”, concluye.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *