Alimentación Plenamente Consciente

 Por: Lucía Eguiguren, ND.
Carrera de Nutrición y Dietética

En la actualidad vivimos en un mundo lleno de obligaciones y por lo tanto desencadena en un estilo de vida acelerado

Las consecuencias de esto, además de darle muy poca importancia a la alimentación, a la actividad física y en general a nuestra salud, se las puede evidenciar en enfermedades tales como obesidad, diabetes, depresión, entre otros. Por esta razón, es importante conocer que existen técnicas que se pueden utilizar en el día a día y serán útiles para cambiar el estilo de vida. Una de estas técnicas es la alimentación plenamente consciente (APC).

La APC ha sido estudiada como una alternativa que puede ser aplicada en cada momento de la comida, la cual tiene como beneficio cambiar los hábitos de alimentación. Esta herramienta consiste en poner atención completa al momento de comer, no solo fijándose en la cantidad, sino en todas las sensaciones, pensamientos y emociones que nos podría producir los alimentos.

A diferencia de lo que se puede pensar al momento de decidir una “opción saludable”, la APC no impulsa a seguir una dieta restrictiva ni limitar el consumo de los alimentos. Por el contrario, los pasos a seguir son muy sencillos y ayudarán a que la alimentación sea un momento de gozo y satisfacción, en vez de culpabilidad y llenura.

    1. Ir más despacio: Este es un factor clave en la alimentación, los estudios demuestran que los norteamericanos solo invierten 11 minutos en almorzar, y esto es debido a todas las opciones de comida rápida que se tiene al alcance. Los beneficios de comer más despacio son: saborear los alimentos y determinar sus componentes, cuando no lo hacemos lo más probable es que no se quede saciado y se ordenen más comida. Otro de los beneficios es que al masticar bien, es decir más veces, damos tiempo a que la comida llegue al intestino delgado y desencadene una señal de saciedad.
    2. Cantidad adecuada: En este caso no hay una porción que esté determinada universalmente, es clave poner atención a los mensajes de saciedad y no dejarse llevar por las cantidades ya servidas en el plato de comida.
    3. Sustitución consciente: La sustitución consciente invita a complacer los antojos que a veces  se presentan, pero por alimentos  más saludables. Si se tiene ganas de algo dulce en vez comprar helado o pastel, se puede optar por pedazos de fruta con un poco de miel, o una tostada de canela preparada en casa o en el caso contrario elegir un alimento con sabores fuertes que se ha demostrado disminuye el apetito como por ejemplo aceitunas.
    4.  Ojos que no ven, mente que no siente: Este aspecto hace referencia a sustituir un pensamiento de antojo por cualquier otra actividad. Cuando una persona ve un alimento o comienza con antojos, se refuerza esa idea. Si se utiliza técnicas como alejar los alimentos de la vista o realizar otra actividad, las señales de hambre no serán enviadas al cerebro y las ganas de consumir ese alimento reducirán de inmediato.
Comparte en redes sociales:

One thought on “Alimentación Plenamente Consciente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *