Ser alternativo

Ser alternativo
Share

  Por: Tomás Díaz

El espectro de lo que involucra el tag de “alternativo” es bastante amplio

Ideológicamente, puede traducirse en el principio de la tolerancia: no me importa si eres gay, si le haces al sadomasoquismo, si abortas o si te fumas el orégano de la abuela. Siempre y cuando me dejes a mí y al resto en paz, puedes hacer lo que quieras con tu vida. Aunque parezca una tendencia de pensamiento nueva, lleva ya algún tiempo cocinándose.

En un sentido musical muchos dirán que Woodstock son los primeros indicios, yo iría a los orígenes del blues. Todos de una misma raíz, pero rara vez vas a ver a un hopero que escuche a Slayer o a un metalhead escuchando a Natalia Lafourcade.

Existe, sin embargo, una diferencia aún más profunda, irreconciliable, que no tiene que ver con gustos musicales ni con el hecho de identificarse con cierto grupo. Toca las más sensibles fibras de la existencia y el ser. Están, por un lado, quienes le ven un hilo conductor a cada historia del universo.

Los que creen que todo tiene un propósito mayor, por qué habríamos de estar vivos sino. Que el equilibrio debe prevalecer en sus vidas. Que cada decisión que toman en esta vida marcará su viaje en el ciclo de la existencia y que quienes hacen el bien, reciben el bien. Habemos también los realistas. Los que miramos a la entropía de frente y la desafiamos a diario.

Los que atribuimos a la suerte, a las circunstancias y al esfuerzo propio todo lo que conseguimos. Quienes no tenemos necesidad de otra vida después de la muerte porque sabemos que después de la descomposición del cadáver no hay nada. Quienes nos conformamos con nuestra insignificante existencia ante la inmesidad del cosmos.

Los que tomamos al caos como única constante. Nosotros preferimos la cruel lucidez de Richard Dawkins al mercadeo espiritual de Deepak Chopra. Nosotros nos dedicamos a caminar por donde alumbra la linterna -luego se verá a dónde se llega- en lugar de vagar a oscuras creyendo conocer de antemano el camino.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *