Microbiota intestinal y salud

Investigaciones han determinado una relación entre la alteración de la microbiota con enfermedades gastrointestinales, inmunológicas y metabólicas crónicas como la diabetes, lupus, la enfermedad inflamatoria intestinal y la obesidad.

Por: Camila Ruales, estudiante de la carrera de Nutrición y Dietética de la USFQ.            Tutora: Mónica Villar, profesora de la carrera.

 

Muchos de nosotros asociamos las palabras: bacteria, virus y parásito con enfermedad; sin embargo, existen más de 100 billones de microorganismos que habitan en nuestro cuerpo y cumplen funciones vitales. El tracto gastrointestinal en especial está poblado por billones de microbios que denominamos microbiota intestinal; el conjunto de microorganismos que habitan en el tracto gastrointestinal de una manera simbiótica (beneficio para todos) con el huésped.

Cada persona, así como un genoma, tiene un microbioma único que se forma y altera por diversos factores: el parto, la lactancia materna, la dieta, la higiene, el estrés, el consumo de sustancias tóxicas como drogas y alcohol y el uso de antibióticos. El cuidado y mantenimiento de nuestra microbiota intestinal es vital debido al rol que esta ejerce en regulación de diversas funciones cerebrales, digestivas, inmunitarias, metabólicas y endocrinas. Dentro de las funciones digestivas resaltan la digestión, síntesis y absorción de micronutrientes (hierro, calcio, magnesio), regulación de la glicemia y colesterolemia, etc. La influencia bilateral entre la dieta y la microbiota intestinal es innegable. A través de extensas investigaciones se ha determinado una relación entre la alteración de la microbiota con enfermedades gastrointestinales, inmunológicas y metabólicas crónicas como la diabetes, lupus, el síndrome de intestino irritable, la enfermedad inflamatoria intestinal y la obesidad.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *