INÉDITO: primeros coreógrafos que experimentan la danza desde casa

El confinamiento y la crisis sanitaria en el Ecuador y en el mundo no ha sido un limitante para la creación artística. Investigadores, curadores, gestores y creadores observan el contexto, procesan lo vivido y replantean o plantean nuevas piezas y procesos. Es el caso de Inédito: coreografía nueva, laboratorio de creación de danza contemporánea orientada a la experimentación, prueba y error, descarte y reintento a través del movimiento del cuerpo y su relación con la música, el vestuario y la iluminación en escena.

Este proyecto es producido por la carrera de Artes Visuales y el grupo de danza contemporánea Talvez de la USFQ y nace por la necesidad de crear espacios para autores jóvenes interesados en procesos de investigación y creación coreográfica. El programa consiste en ensamblar una pieza de danza contemporánea a través de un proceso de retroalimentación y talleres con profesionales de la danza en todos los ámbitos: composición escénica, musical, conceptualización de iluminación y vestuario. Las presentaciones se llevan a cabo después de un proceso de selección y son gestionadas por los organizadores de esta plataforma.

“INÉDITO: coreografía nueva” abrió la convocatoria de su quinta edición  para el público general del 05 de febrero al 01 de marzo de 2020. A pesar de que el confinamiento y la pandemia tenía todo el potencial para detener la realización del proyecto, los organizadores buscaron formas de que se hiciera posible. El salto a las plataformas digitales implicó también repensar las necesidades de aprendizaje.

“Antes había talleres de iluminación y vestuario. Y, en lugar de esos talleres, pusimos unos de construcción de vídeos en dispositivos móviles, es decir, en celulares. Y el taller de composición lo reorientamos hacia cómo usar el espacio de la casa como espacio escénico”, dice Marcela Correa, directora de Inédito. Así, la quinta edición se lanzó con un nuevo concepto: “In Situ”, que sugiere a los espacios domésticos donde nos encontramos como lugares para crear.

La convocatoria fue replanteada: Inédito solicitaba una propuesta dancística en video y un texto de soporte que reflexione sobre la propuesta. Después de seleccionar a los participantes, cada propuesta fue sometida a tres presentaciones en las que fueron evaluadas por cuatro profesionales que están retroalimentando: uno desde la danza, otro desde la música, uno desde la conceptualización y uno desde el video. Finalmente, las propuestas ajustadas fueron filmadas y transmitidas el pasado 08 de julio a través de las redes sociales de TalVez.

Esta edición de Inédito es tan particular no solo por las limitaciones que representó para los nuevos coreógrafos, sino por la cantidad de posibilidades que se le otorgó a un espacio cotidiano que se ha dado por hecho, que ha sido ignorado en medio de las rutinas previas a la pandemia. Los espacios y los cuerpos que se relacionan con estos en los videos han sido interrogados y resignificados no solo por los creadores sino también por los espectadores. La soledad es un elemento importante en este proceso. En las ediciones anteriores, los coreógrafos podían incluir a otros bailarines para dirigir y materializar su propuesta. Ahora, esto no es posible. Esta situación ha disparado la reflexión sobre otros espacios, la vida doméstica y la relación que como seres humanos tenemos con el mundo en este momento, desde la intimidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *