El trueque revive en tiempos de pandemia

Las redes sociales se han convertido en un espacio para negociar desde casa desde la habilitación de funcionalidades de compra como Market Place, o las mismas publicaciones independientes de amigos o conocidos que buscan algo o que tienen algo que a nosotros nos puede servir. Durante el tiempo de confinamiento, ambas modalidades descritas anteriormente se han mezclado y han tomado fuerza para revivir al trueque, práctica económica alternativa que busca el intercambio justo de bienes y servicios, determinado por el valor de uso, más que un valor monetario.

El trueque fue una práctica económica muy común en Quito en la época prehispánica. Si alguien no elaboraba, cultivaba y cosechaba un producto, el trueque era la única forma de solucionarlo y conseguir productos de otros pisos ecológicos como frutas o artesanías.  Estos intercambios se daban en la Plaza Mayor. Durante la época de la colonia, a pesar de que circulaba el dinero fiduciario, es decir, la moneda circulante. Muchas ocasiones esta escaseaba y no era fácil de conseguir porque era fabricada en Lima o Popayán. Por esta razón, el trueque resistió.

Hasta antes de la pandemia, el trueque se realizaba en ocasiones, con artículos sobrantes en los hogares. Sin embargo, que la economía se haya paralizado y en consecuencia, no tener dinero para adquirir bienes y servicios deseados hizo que mucha gente en Quito, Guayaquil y Cuenca piense en el trueque como algo más que una alternativa para deshacerse de cosas. Actualmente se truequea de todo; ropa, útiles escolares, materiales para arte, comida, artículos y ropa para bebés, instrumentos musicales, electrodomésticos, muebles, etc.

Los principales espacios de trueque han sido las redes sociales, principalmente grupos en Facebook. La propuesta tiene que ser clara: se debe ofrecer algo a cambio de otra cosa que tenga un valor equiparable. Es mucho mejor si se publica fotografías de los artículos que se ofrecen; de este modo, los interesados tienen claro de qué se trata la oferta. A veces las ofertas de trueque incluyen qué es lo que se busca a cambio. Otras son mucho más libres y aceptan ofertas. Cuando la transacción se ha cerrado y ambas partes están de acuerdo, es importante fijar un lugar seguro para el intercambio.

El grupo de Facebook de trueque más popular en Quito es “Truhana Ecuador: Trueke de servicios y productos”. Este grupo privado tiene reglas de operación muy específicas, que si no se cumplen causan la expulsión del usuario. Del mismo modo, los administradores aceptan los trueques que se publican, pues los posteos tienen que cumplir con dichas reglas. Con 18.600 miembros, y publicaciones a diario de casos exitosos, en este grupo se truequea desde mermeladas o comidas caseras, pasando por consultas médicas, artículos de tecnología hasta juegos de sala. Uno de los intercambios más anecdóticos es el de una zanahoria de felpa de 2 metros de altura cuyo dueño arregló el trueque con una desesperada mujer que suplicaba llevarse el extraño peluche, quién sabe porqué. 

Pero los fundadores del grupo no se han inventado el agua tibia. La práctica del trueque ha estado presente, no solamente en iniciativas que tienen que ver con trabajo comunitario en territorio, sino en la urbe. Colectivos como “La Trueka” o tiendas con espacio de venta físico como “La Casa del Trueque” han operado con éxito antes del confinamiento. La diferencia es que estos espacios y muchos otros han estado dirigidos para nichos muy específicos como madres de familia, gente interesada en el reciclado o en la segunda vida de las cosas. El contexto de la crisis sanitaria causada por la Covid-19, la imposibilidad de salir a las calles, de trabajar y generar circulante ha sido disparador para popularizar esta práctica económica alternativa.

En las finanzas del hogar, el trueque puede ser una manera de disminuir los gastos y ahorrar, y sobre todo en estos tiempos de crisis, pero también es una forma de resolver necesidades urgentes. A la hora de intercambiar, es importante verificar el estado de los artículos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *