El problema de la inmediatez

  Por: Juan Ricaurte
 Periodista y Diseñador Comunicacional graduado en la USFQ 

Vivimos en una época donde la información tardía es poco valorada. Nos encontramos en la constante búsqueda de tener más conocimiento en el menor tiempo posible

Esto no es de extrañarse, pues la información viaja de manera instantánea a través de nuestros dispositivos móviles. Se ha perdido la esencia de la investigación, de aquella profundización y contraste de conocimientos a través de los cuales se transforma una burda afirmación en contenido útil. El negocio de la inmediatez mediática no afecta solamente al periodismo, sino  a la sociedad.

Creemos estar informados cuando en realidad hemos leído solamente un titular, una frase. Por lo tanto, el debate diario se fundamenta en nada más que los anuncios televisivos, radiales y periodísticos, magazines de aquello que vende, más no del valor de la comunicación, de las historias y de las personas que las viven.

¿Dónde queda la riqueza de un buen documental, la riquísima esencia de aquello que verdaderamente tiene algo que contarnos y de lo cual podemos aprender? Las noticias se han convertido en un negocio, una vaga interpretación de la realidad donde el primero en difundirlo es el que más dinero genera.

Es importante hacer un llamado a la conciencia, a entender que las historias no deben deshumanizarse, pues las viven personas en circunstancias que, al transformarse en vagas historias comerciales, pierden su importancia al día siguiente, cuando estas han dejado de tener un valor económico más allá que un valor histórico. Cada individuo es un mundo y para poder explorarlo hay que dejar de lado el problema de la inmediatez y comenzar a escuchar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *