Postales: Más allá del silencio

Por: Christian Pillalaza

La palabra es el punto de convergencia entre el periodismo, la abogacía y la poesía. La curiosidad, los sueños, la libertad y la ignorancia son la esencia de quienes hacemos a la USFQ

Miguel Molina Díaz, Alumni, entre leyes y salas de prensa materializa esos valores con su primer poemario: Postales. Un recorrido por la vida universitaria, las mieles de los amores en las aulas, la añoranza que despierta el estar lejos de casa y las hieles de la década robada. Es que la USFQ está llena de historias descabelladas. De pronto a su profesor de Derecho, Farith Simon, “ se le volaba la teja y comenzaba a hablar de Kafka, Vallejo, Cortazar…”.

Mientras que en la Pirámide, el profesor de la mesa de alado resultaba ser literato y subdirector de un importante diario capitalino: Alejandro Querejeta. Entre el Derecho Penal y el Civil, cabía la Fotografía, el Cine y Literatura de América Latina. Esta última clase dictada por Álvaro Alemán, cambió su vida. Miguel descubrió que la literatura debía ser algo más que un hobby y sin personas como Farith, Alejandro y Álvaro, además de un minor en literatura, Postales no existiría.

Foto: Pablo Dávila

Miguel se graduó de abogado y estos enlaces descabellados solo posibles en la USFQ lo convirtieron en periodista y literato. Todo comenzó al ganar el concurso Interpretatio, “nada hubiese sido posible, si esa beca no me dejaba escoger la carrera que yo quería”. Hoy en día la beca se mantiene, pero prohibe a sus ganadores elegir carreras fuera del COCISOH.

Postales tiene 3 metas: La primera es reivindicar la palabra, el lenguaje servil a la estructura autoritaria la ha mancillado. Rescatar el sentido del lenguaje sin autoritarismo, porque “la poesía tiene la capacidad de rescatar el significado primigenio de la palabra.El lenguaje es civilizatorio”. La segunda tarea es reivindicar el género epistolar. El libro es “un homenaje a las cartas y a las postales.

Foto: Pablo Dávila

Muchas de las ideas más fascinantes que he leído en mi vida han sido en cartas. Cartas de Kafka a sus novias, Cortazar a sus amigos. No sé como será el futuro, ¿cómo compilas las conversaciones de Whatsapp?(…) Me da miedo que el mundo camine hacia la extinción de las cartas, y Postales es un acto de rebeldía contra eso. Si algo espero del libro es que la gente vea que las cartas son importantes”.

La tercera tarea se la pongo yo, y es recordarnos el abanico de oportunidades que nos brindan las Artes Liberales. Lucha social desde el verbo, pasión y sueños en el día a día, Postales materializa el fin del sistema: redescubrirse. ¿Por qué un abogado termina trabajando como periodista y escribe un poemario?¿Para qué meditamos, leemos a Adoum y estudiamos matemáticas?

Foto: Pablo Dávila

“El sistema esta diseñado para gente extremadamente curiosa. A quien le sirve es al prototipo del ciudadano griego que quiere ser libre.[Quien rechace el Colegio General] no merece el sistema. Parece discurso repetido de Carlos y Santiago, pero creo que esta universidad te da algo que no te da ningún otro sistema educativo, y es la variedad de conocimiento”.

El último poema de Miguel fue escrito en la primavera de 2014. Tras ello tres años de edición constituyeron a Postales, junto a literatos como Alejandro Querejeta. En este lapso Miguel descubrió que la gran literatura es la más esencial “la que deja la sensación que deja el silencio, porque no está adornada. Shakespeare termina Hamlet diciendo que The rest is silence, porque más allá del silencio no hay nada y la gran literatura lo evoca”.

Atrévase a experimentar el silencio, Postales está disponible en la librería en la Librería Rayuela (Germán Alemán E12-62 y Juan Ramírez ) a un costo de $10.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *