Elecciones universitarias 2015

Probablemente fue la primera mujer graduada de la Escuela Politécnica Nacional en matemáticas puras. Desde esa época, gracias a que fue asistente de cátedra, Ximena Córdova descubrió su vocación docente y su amor a la enseñanza. El pasado viernes 29 de mayo Ximena Córdova fue electa, con 3.482 votos, como la nueva vicerrectora de la Universidad San Francisco de Quito.

 Después de estudiar en la Politécnica, Córdova partió a la Universidad de Iowa para estudiar su maestría en Calculo Actuarial, a la que siguió una segunda en Calidad, Gerencia y Productividad. En esa época comenzó a despertarse su pasión por la optimización de los procesos por cuanto realizó un Doctorado en Ingeniería Industrial con una sub especialización en manufactura. El campo que prefiere dentro de su profesión es la ergonomía y factores humanos.

 Si bien se muestra complacida con la idea de ser vicerrectora de la única universidad privada categoría A en el Ecuador, su deseo es seguir dando clases y tener contacto directo con sus alumnos. Además, ha dicho que seguirá haciendo investigación a nivel académico. Actualmente es la Decana de la Escuela de Ingeniería.

 ¿Usted considera que la designación del rector y vicerrector debe realizarse por votación universal?

Creo hay dos temas. Por un lado, la obligatoriedad que viene por parte de la Ley y que debemos cumplir. Sin embargo, me pregunto si las universidades privadas deberían ser reguladas en estos aspectos por la Ley Orgánica de Educación Superior. Yo considero que no, porque son privadas. En el mundo privado uno asume riesgos, no debemos manejarnos como el Estado maneja las empresas públicas. Digo esto pese a que la San Francisco no es una empresa, pues se creó con el objetivo de servir a los estudiantes.

 ¿Cómo asumió usted su candidatura a vicerrectora?

Definitivamente como un reto gigante, porque la experiencia que tiene Carlos Montúfar es muy grande. Él es uno de los creadores de la universidad. Realmente todo eso me pone una gran presión, pero al mismo tiempo me siento muy cómoda con él; me siento muy confiada de que las cosas van a seguir el rumbo que han tenido. Se trata de seguir manteniendo el modelo exitoso y mejorarlo. Siempre es posible mejorar. En la industria pensamos que incluso cuando estás haciendo bien tu trabajo hay que romper lo que está bien para mejorarlo. Uno no debe intervenir en una industria cuando las cosas están mal, porque ya es demasiado tarde. Siempre debemos cuestionarnos qué podemos hacer mejor. Y eso es lo que queremos hacer aquí.

 ¿Usted conoció el concepto de las Artes Liberales en la USFQ?

Las Artes Liberales las aprendí aquí y me enamoré de ellas. Después de graduarme en pregrado, me fui a estudiar a los Estados Unidos; esa fue la primera vez que conocí la filosofía de las Artes Liberales, que en las universidades de allá es muy común.

 ¿Considera que las Artes Liberales sobrevivirán a la creciente incidencia del Estado en las universidades privadas?

Yo espero que sí. Hace cuatro años estaba en contacto con directores de ingeniería industrial de universidades de América Latina y fui a un par de reuniones en el extranjero. Yo expuse sobre las Artes Liberales y la ingeniería industrial. Una de las preguntas que me hicieron es: ¿cómo puedes combinar ambos temas en un proceso educativo? Cuando se estudia ingeniería en una universidad tradicional no se concibe que una parte fundamental de la formación de un ingeniero sean, por ejemplo, las humanidades.

 Es preciso entender que todos los ámbitos del conocimiento tienen igual importancia: cálculo, física, logística, filosofía, literatura, historia, las artes. Cuando una persona estudia ingeniería y se dedica a las ciencias, no ve que las humanidades sean un buen complemento. Sin embargo, esa integración ha permitido que los ingenieros de la San Francisco tengan un éxito muy superior al de aquellos que se gradúan en otras universidades. Lo mismo me atrevería a decir de los graduados de las demás carreras, pues el que tengan la influencia de las ciencias les hace individuos diferentes, con conocimientos más amplios.

 Entonces Ximena, ¿la San Francisco forma individuos libres?

La San Francisco, y eso es algo que me encanta de esto, a través de las Artes Liberales forma individuos libres. Individuos que puedan desarrollar su vida con conocimiento y las herramientas que les permiten enfocarse en su vocación.

 Cuando yo estudiaba en la Politécnica Nacional, que era muy buena –pero que no se puede comparar a lo que se está haciendo aquí–, teníamos un pensum estructurado; si no tomábamos las clases establecidas no se podía avanzar y ni pensar en elegir clases fuera de la carrera. Ahora bien, un individuo de 18 años a veces no tiene la seguridad de tomar una decisión que va a afectar toda su vida, que es la elección de su carrera. Y en cierta manera, esa persona se obliga a hacer dicha elección. Aquí hay posibilidades. Yo he tenido estudiantes que han empezado ingeniería industrial y que en alguna de las clases del Colegio General se dan cuenta que lo que quieren es otra cosa, por ejemplo cine. Aquí ofrecemos las facilidades para que un estudiante elija el destino que quiere tener en su vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *