Me choqué, ¿ahora qué?

por: Ing. Mariasol Trujillo

 

Nada más lindo que comprarse un carro, tu primer carro, o el carro de tus sueños. Algunos los pagan de contado, otros dan una entrada y financian el resto con alguna institución financiera. Sea cual sea la vía, siempre entra la pregunta, ¿debo o tengo que contratar seguro vehicular?

Si tu vehículo sale del concesionario prendado, quiere decir que lo adquiriste a través de un préstamo. Significa que, la institución financiera es la dueña de este hasta que lo termines de pagar. Por ende, tu carro si o si, debe de salir del concesionario con seguro vehicular y dispositivo de rastreo. Es un hecho, y no hay cómo sacarlo sin estas dos cosas. Pero si te compras tu carro en efectivo, no tienes la obligación de contratar los mismos.

Una vez que tenemos esto claro, el primer tip que les voy a dar, es que si tienen un bróker de confianza, coticen el seguro vehicular con él. Siempre el seguro que te van a ofrecer en el concesionario es mucho más caro, y tu bróker puede encontrarte opciones mas económicas. Es falso que, si o si tienes que contratar el seguro que el banco o la concesionaria te asigna, esto es un negociado en mi opinión. Si leemos bien los contratos, si, estamos obligados a contratar un seguro, pero no estamos obligados a contratarlo con ellos o peor, algo que te impongan. Una vez cotizado el seguro con tu bróker, solo le llevas la cotización al asesor que te está llevando tu trámite vehicular. La revisan, la aprueban y sigues con el proceso de la compra de tu vehículo.

Luego, una vez que terminas de pagar tu préstamo ya no estarías en la obligación de pagar un seguro vehicular o el dispositivo de rastreo. Pero aquí viene la pregunta del millón, ¿debería tener seguro vehicular? Ya no estoy en la obligación, ¿por qué hacerlo?

Y ustedes pensarán, bueno, Mariasol es asesora de seguros obviamente nos dirá que si, pero olvídense por un segundo que me dedico a lo que me dedico. Permítanme contarles que hace algunas semanas tuve el peor accidente de tránsito de mi vida, en el que casi mi mamá muere, todos salimos gravemente heridos, y en ese momento lo único que te interesa es tu vida y la de tus seres amados. Pero después de tranquilizarnos viene la cruda realidad, ¿y ahora qué hago?

Mi carro fue pérdida total. Choqué otro carro a consecuencia de mi accidente. No solo había perdido mi carro, sino que tenía la responsabilidad de cubrir los gastos del otro vehículo, y lo único que me dio paz fue saber que yo tenía seguro. RCA o responsabilidad civil iban a cubrir todos los gastos del carro que choqué, sin yo tener que pagar un centavo, por ese lado respiré y me tranquilicé. Y, por otro lado, mi vehículo debe aún pasar por un proceso de auditoría para que se llegue a la conclusión de que fue un accidente, y me paguen un porcentaje de valor avaluado de mi vehículo, mismo que debe ser el justo y correcto. ¿Se acuerdan de que les dije que contraten un bróker de confianza? El bróker debe asegurar tu vehículo por el valor real del mercado, no más, no menos. Lo justo para que cuando ocurran estos accidentes te paguen valores justos y reales, adicional que por póliza (al menos la mía) no todas son iguales, la compañía se quedará con un 10% de ese valor asegurado, y el restante me será pagado. Ojo, yo todo esto ya lo sabía y estuve de acuerdo ya que firmé un contrato aceptándolo. ¿Ya entienden la importancia de leer y comprender lo que firmamos?

Ahora, imagínense que yo no hubiera contratado un seguro vehicular. No solo la tragedia y el susto, sino la pérdida de mi vehículo. Que incluso para muchos, es su fuente de trabajo, además de quedarse con una deuda inmensa de mi carro que aún debo en el banco, y adicional pagarle los daños al carro que choqué.

Mi seguro vehicular que me cuesta menos de $1000 al año, me ahorró miles de dólares en pérdidas.

¿Quieren nuevamente volver a pensar si deberían de contratarlo? Y no se trata de posibilidades, de cuáles son las probabilidades de que a mí me pase, y arriesgarme, se trata de que algo tan valioso como tu vida y tu patrimonio. Los que no deben de arriesgarse. Estos no son una ruleta rusa, no debería de haber cabida para vulnerabilidad, o peor, desprotección. De más está decir que a veces nos gastamos el dinero en cosas sin sentido o chucherías, porque eso ya lo sabemos. Este artículo es solo para recordarles que, si yo moría, mamá no tenía que preocuparse por nada. Todo estaba cubierto, llorar una pérdida mas tener que pagar deudas no solo es espantoso, es también engorroso.

Aquel día volvimos a nacer, y también sentí paz y tranquilidad de que por el simple hecho de haber sido previsiva, no comprometí mi patrimonio ni el de mi familia.

Te invito a que le escribas a tu bróker de confianza, las emergencias no avisan.

Y como siempre digo, contratar seguros es el mas grande acto de amor y responsabilidad hacia tu familia.

Y si aún no te he convencido, y sigues pensando que no tienes presupuesto para uno, permíteme hacer contigo la siguiente reflexión: Tienes dinero para comprar un carro de miles de dólares, ¿pero no para asegurarlo por unos cuantos cientos? Creo que no tienes claras tus prioridades en ese caso. El balón está en tu cancha, ¿que decides?

Mariasol Trujillo Centenoes ingeniera en administración de empresas, actual gerente comercial en una empresa multinacional de brokeraje, profesional con 7 años de experiencia en banca y seguros.

Dicta talleres de finanzas, ahorro, inversiones, tarjetas y seguros mediante redes sociales y brinda asesorías financieras a clientes que desean arreglar sus finanzas o aprender más sobre ellas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *