Piratas, los pioneros de la democracia

El mundo moderno se maneja mediante normas y principios morales no muy ajenos a los que los piratas implementaban. Finalmente, se trataba de vivir en comunidad y sacar lo mejor a partir de eso. Puede ser muy fascinante estudiar sus formas de relación y analizar su status quo, tomando en cuenta el hecho de que no tenían gobierno ni autoridad a quien tener que responderle. La historia de la piratería se remonta a la Edad de Bronce, cuando distintas sociedades (en especial la vikinga) dan cuenta que este es un estilo de vida muy lucrativo, pues básicamente se trata de un bandolerismo marítimo. A pesar de vivir en ausencia de total autoridad Peter Leeson, académico de la universidad estadounidense George Mason y autor del libro The Invisible Hook, comparte su idea principal de cómo en realidad los piratas fueron los pioneros de la democracia.

The Invisible Hook: The Hidden Economics of Pirates, por Peter Leeson.

A partir de la afición del autor hacia la piratería y su arte, Peter Leeson hace un análisis social y económico exhaustivo a las formas de vida y costumbres que adoptaban. Leeson parte de la idea de que las costumbres de los piratas que son de conocimiento general para todo el mundo, son únicamente un resultado racional de las condiciones económicas que tenían a partir de su motor principal: la búsqueda de riqueza y ganancias. Básicamente, fomenta la idea que la anarquía puede ser organizada siempre y cuando se luche hacia un mismo gol.

Según el autor y según las conclusiones que se pueden sacar a partir del libro, de los piratas hay muchísimo que aprender en muchas áreas. No obstante, una de las más importantes es en la administración. A partir de la idea de que una embarcación y su estructura puede llegar a ser muy parecida a la de cualquier organización que lucha por un objetivo específico, se pueden sacar bastantes ideas. Es importante recalcar que para que se ocasione un auge en la piratería durante la Edad de Bronce, esto de hecho pasó porque las sociedades empezaron a darse cuenta que era podría ser un estilo de vida muy lucrativo. Teniendo esto en cuenta, ¿qué se puede aprender del mundo administrativo a partir de los piratas y sus costumbres? Son muchas las lecciones que le dejaron al mundo, pero la siguiente es la más importante.

Desmintiendo muchas creencias arraigadas por múltiples razones, se comparte que el primer y principal aprendizaje es que la codicia es buena. Si bien también se argumenta que la mera búsqueda de dinero y riqueza sin ningún propósito interior puede llevar al fracaso corporativo, lo atribuye a ‘infortuna de pocos’, pero que a la larga hacen más bien que mal. Si se adopta un comportamiento impulsado por las ganancias, menciona Leeson que eso solo ocasionará un bien general y no solo a una de las partes. En el contexto de la piratería, la codicia pirata de hecho llevó a la creación de un sinnúmero de prácticas en pro de la sociedad, por ejemplo, la creación del sistema de seguridad social para piratas.

Entre otras buenas prácticas que manejaban los piratas en sus embarcaciones; como crear una identidad sólida y establecida, establecer un objetivo homogéneo entre toda la tripulación a pesar de su jerarquía, mantener las menores regulaciones posibles para que cada integrante trabaje libremente en pro de llegar a los objetivos dispuestos y dejar los prejuicios a un lado son los aprendizajes administrativos que los piratas dejan con su legado. Definitivamente el primero es el mayor a destacar pues, si se actúa a partir de la ambición, todas estas reglas seguirán naturalmente. Aplicaría de forma exactamente igual en el mundo de la administración.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *