Producción de hortalizas sin suelo: Hidroponía en la USFQ

Por: Francis Aguirre, Joshua Torres, Sofía Ruales, Johana Ubidia, Karla Yánez y Antonio Leon-Reyes, PhD

Contacto: aleon@usfq.edu.ec

¿Han revisado de donde provienen los alimentos que se consumen a diario en sus casas, restaurantes y Universidad? Es conocido que el suelo provee de los nutrientes necesarios para el desarrollo óptimo de las plantas, pero sembrar los cultivos en suelo como tradicionalmente se lo hace, también puede tener algunas desventajas. Por ejemplo, algunos suelos pueden tener elementos tóxicos como metales pesados, pesticidas u otros, que en la mayoría de los casos las plantas las retienen, yendo estos productos finalmente al consumidor. Además, sembrar en el suelo ocupa superficies grandes de terreno y el uso de agua de riego es alto, de la cual, la agricultura ocupa el 70% de agua dulce del planeta.

En 1860, Julius Sachs, un botánico alemán inició la idea de cultivar plantas en agua (sin suelo), el cual el sistema se lo llamó como cultivo hidropónico. El demostró que las plantas no necesitan del suelo, sino de los nutrientes contenidos en el mismo, los cuales son necesarios para el metabolismo y crecimiento óptimo de las plantas.

La hidroponía no es sólo una técnica, es considerada como el arte de cultivar alimentos en áreas anteriormente no destinadas para la agricultura. De ahí nace en parte, la agricultura urbana. Con la hidroponía se logra cultivar y producir plantas sin el uso indispensable del suelo, obteniendo hortalizas de excelentes características organolépticas y sanidad, asegurando un uso eficiente de agua y nutrientes, en lugar como paredes u otros espacios, donde la agricultura tradicional no podría realizarse.

Existen distintos tipos de hidroponía, que varían en técnicas y sistemas de cultivo. Lo esencial son los nutrientes (18 en total) los cuales son esenciales para las plantas, sean disueltos en el agua.  Aquí, dando lugar a que las plantas reciban los elementos en forma de iones disponibles a través de las raíces, logrando que el cultivo acelere su crecimiento sin tener que luchar para absolverlos del suelo.

La hidroponía puede instalarse en cualquier parte del mundo y es por eso que se ha instalado un sistema en la USFQ, un sistema llamado técnica de película de nutriente o NFT de sus siglas en inglés (Nutrient Film Tecnique). Este sistema hidropónico se desarrolló en la década de los 60 por el Dr. Allan Cooper, y de ahí se ha popularizado. Ideal para la producción de hortalizas tales como lechuga, acelga, albahaca, tomatillo, cebollín, perejil, entre otros. Es un sistema que proporciona ahorro de la solución nutritiva y agua, acelera el tiempo de cosecha por lo tanto los nutrientes, agua y aire están disponibles constantemente, además, se puede cultivar en espacios reducidos. Este sistema se trata del flujo permanente de agua a través de tuberías ahoyadas para el soporte del cultivo de donde las plantas toman la solución nutritiva. En el sistema de la USFQ, ciento cuarenta litros de agua/nutrientes recirculan en una tubería de 10 metros de largo con una bomba de agua que permite su re-circulamiento. El mantenimiento debe hacerse cada 2 días para la reposición del agua, nutrientes (sales) o ajustar el pH que debe encontrarse en ligeramente ácido (pH 6), la cual es la medida ideal para la absorción de minerales por parte de la planta.

En el sistema Hidropónico de la USFQ, ubicado junto al Amore mío en la Plaza Da Vinci cuenta con dos tanques de setenta litros cada uno y en cada uno se coloca solución A (macros) y B (micros) donde están los nutrientes necesarios, que luego de la circulación se mezclan entre sí. Los tanques pueden ser adquiridos junto a la tubería de PVC, la bomba y el timer (controlador) en centros ferreteros, y además de las soluciones que son distribuidas en Ecuaquímica, Mitex, Microtech, entre otras. Toda esta tecnología es dirigida y supervisada por los estudiantes de la carrera de Agronomía de la USFQ.

El mantenimiento de la tubería se la realiza después de la cosecha de cada cultivo, pero sí se observa una deficiencia o problemas con algas, por tanto, se realiza un lavado del sistema hidropónico retirando las plantas, limpiando con agua oxigenada los canales y los tanques, y renovando el agua y nutrientes.

Pese a la inversión inicial alta, los cultivos hidropónicos tienen algunas ventajas como una mayor productividad por superficie utilizada, independencia de la calidad del suelo y condiciones ambientales, además no tendrá efectos negativos sobre el agotamiento de suelo, adicionalmente los cultivos no sólo serán estacionales o dependerán de las lluvias, sino que pueden ser sembrados todo el año mientras se cuide de ellos. Un punto a favor es que existe un ahorro de agua 50% comparado con el sistema convencional, en vista de que no existirá pérdidas por evapotranspiración o lixiviación del suelo.

Los estudiantes de Fisiología Vegetal y de Agronomía de la USFQ consideran que es una nueva experiencia y gran responsabilidad este proyecto hidropónico en la USFQ. Los productos producidos están siendo entregados y consumidos en el Amore mio. En un inicio sentir el impacto de no trabajar en suelo llamo la atención de todos, pero el conocimiento adquirido ha permitido tres cosechas en el semestre en un espacio reducido (pared), dando como ejemplo a la comunidad USFQ, que se puede producir alimentos dentro del campus, con tecnología ambientalmente amigable. La fuerza de trabajo de los estudiantes de Agronomía ha mantenido este sistema de producción en marcha, pero si alguna persona está interesada en participar de esta iniciativa, no dude en contactarse con nosotros. ¡Bienvenidos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *