‘Open space’, una forma para organizar las oficinas y evitar el contagio

Caracterizado por desaparecer los típicos cubículos y muros en las oficinas, dar un toque de luz y ambiente de trabajo en grupo, el ‘open space’ es un tipo de diseño que tiene como fin mejorar y optimizar el ambiente de las empresas. Este, es un diseño que continúa creciendo, pero esta vez de la mano de las nuevas medidas para evitar el contagio del coronavirus. “Las oficinas van a tener que cumplir con ciertos rediseños, pero eso no implica que debamos volver a los diseños antiguos, los cubículos”, cuenta Gigi Rueda, diseñadora de interiores.

El coronavirus ha paralizado a todo el Ecuador. Sin embargo, tras 2 meses de cuarentena, se plantea que en los próximos días varias oficinas y empresas podrían retomar sus actividades laborales presenciales. Cabe recalcar que para esto se deberá cumplir con distintos estándares de seguridad, principalmente el distanciamiento social. Sin duda alguna, el momento perfecto para que el ‘open space’ crezca.

“En la actualidad existen empresas que van a querer invertir en nuevas soluciones, como las pantallas acrílicas, materiales saludables, donde el coronavirus no se quede impregnado por mucho tiempo y que se pueda limpiar con materiales que no sean nocivos para la salud”, explica Rueda.

Por hoy, el ‘open space’ ha tomado un rediseño, un replanteamiento, pero en el que no cambia la idea de innovar y hacer un buen uso del espacio. “Las oficinas hoy deben tener mucho más aire. Por ejemplo, en lugares como la costa no se podrá utilizar aire acondicionado bajo la misma intensidad que tenían antes, ya que va a generar mayor propagación del virus. Las corrientes de aire natural deben fluir más, es uno de nuestros principales enfoques”, señala la diseñadora de interiores.

El ‘open space’ ayuda a evitar el contagio del coronavirus.

Una nueva etapa de diseño

Las oficinas que actualmente se rediseñan, de la mano de las medidas de prevención, son diferentes a las de años anteriores, son oficinas un poco más abiertas y personales, pero no solitarias en su totalidad. “Si antes se tenía un sofá para 4 personas en una sala de espera, hoy en esa sala de espera solo estarán un máximo de dos personas. Si antes se tenía una mesa para 8 personas, ahora será el mismo modelo, pero estarán sentadas un máximo de 4”, explica Rueda. “Es importante considerar que hay empresas que van a quedarse con personal en teletrabajo, para que el aforo no sea el mismo que se tenía antes del COVID 19”, añade.

Por hoy, si una empresa tiene una instalación para 40 personas, el aforo va a tener que ser restablecido a un máximo del 35% o 50% de esa cantidad. Se puede mantener los espacios de trabajo, pero no a la misma cantidad de gente.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *