Las cuarentenas a través de la historia

El coronavirus ha paralizado al mundo por completo, llevando a cada país a tomar distintas medidas de restricción para salvaguardar la vida de sus ciudadanos. Cabe recalcar que algo en común que, han declarado y ordenado, en la mayoría de países ha sido la cuarentena y horarios extendidos de toque de queda. Sorprendiendo e impactando la vida de todas las personas. Muchos definen esta experiencia de cuarentena como algo traumático y complicado de sobrellevar. Sin embargo, esto no es algo nuevo, al igual que la cuarentena, el aislamiento social y las epidemias. ¿Sabías qué el aislamiento de individuos o comunidades tiene ya 3000 años de antigüedad?

Enfermedades como la lepra, la peste bubónica, la fiebre amarilla, el cólera, el tifus y la gripe española de 1918, fueron algunas de las enfermedades más antiguas que llevaron a dictar cuarentena. Históricamente, la cuarentena fue utilizada como método contra la expansión de enfermedades que no tenían cura, y con la que se trataba de evitar la propagación a nivel global.     

En la Edad Media, la construcción de leproserías se difundió a lo largo de toda Europa, donde llegaron a haber 19.000 casos. Mientras, que en el mundo islámico el aislamiento, incluido aquellos con lepra, se pudo rastrear en el año 706, tiempo en el que se construyó el primer hospital islámico con secciones separadas para evitar contagios.

Nacimiento de la cuarentena

La técnica de aislamiento social se ha utilizado durante milenios, pero la cuarentena nació como tal en la edad media. El término se introdujo en el siglo XIV.

En 1377 un importante puerto en la colonia de Venecia, Dubrovnik, puso en funcionamiento el primer sistema de cuarentena de la historia. Es importante añadir que la palabra cuarentena posé un antecedente histórico ligado al puerto, pues esta hace referencia a los 40 días de espera impuestos a los barcos y personas como medida de prevención. La cuarentena resultó ser un método muy efectivo, ya que la peste tenía un ciclo de menos de 40 días desde la infección hasta la muerte.

La Peste negra marcó un punto de inflexión en el desarrollo del control de enfermedades infecciosas, logrando crear sistemas estratégicos para limitar el contagio, además de nuevas medidas prevención como el saneamiento y control de cadáveres infectados.

Grupo de policías de Seattle durante la epidemia de gripe de 1918. Créditos: Wikipedia

Población consiente

En el siglo XVII, en Inglaterra, los habitantes se aislaron por decisión propia ante un brote de peste. Los contagios y la terrible desesperación por evitar la muerte de decenas de personas llevó a los científicos a realizar una gran cantidad de estudios de los contagios y se dotó la base científica a la cuarentena. Cabe recalcar que, a partir de esto la cuarentena se generalizó como método eficaz para evitar la propagación de virus y enfermedades infecciosas.

En el año 1918 la gripe española en sólo un año mató entre 40 y 100 millones de personas en el mundo. Se debe resaltar que en esa época no existían los aviones y se usó métodos para evitar su propagación, de lo contrario la cantidad de fallecidos sería mayor. Para evitar esto se promocionó una buena higiene personal y el aislamiento a los infectados, además del cierre de los lugares públicos.

Una batalla que parecía llegar a su fin

A partir de los años 50 las cuarentenas parecían llegar a su fin, pues el desarrollo de antibióticos y vacunas era un éxito. Sin embargo, esto cambió en el siglo XXI, cuando la epidemia de la neumonía asiática, el SARS, se propagó en 2003. En 2014, en África con la llegada del ébola y hoy, con el COVID-19.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *