Canoterapia, una metodología en la que los perros juegan un papel fundamental

Los canes disfrutan las terapias, se relajan con los pacientes e incluso se duermen.
Más conocida en el país como ‘terapia con perros’, la canoterapia es una técnica terapéutica impartida por terapeutas ocupacionales en conjunto de un perro, o como los niños de los centros los llaman ‘los baubau o guaguao’. “Cuando los niños nos ven llegar se emocionan. Pocas veces nos llaman por nuestros nombres, usualmente nos llaman como los perritos, nos dicen “¡Hola Pipo!”, cuenta Ana Cecilia Guananga, especialista terapéutica en canoterapia.

La canoterapia es una metodología impartida desde distintos ejes, pues depende de la necesidad de la persona y el problema a tratar, por ejemplo en niños con autismo primero se incentiva a que jueguen con el animal y se les entrega una pelota para que se la tiren al perro y luego éste se los devuelva. Cabe recalcar que esta es una técnica que ayuda a mejorar el proceso de atención y motricidad. “Cuando se le pone hacer una actividad a alguien, cómo subir y bajar los brazos, llega un punto en el que se cansa, pero al trabajar con el can no pasa eso. Cuando le lanzan la pelota al perro, este siempre hace acciones diferentes, ladra y corre en busca de que lo persigan, lo que hace que no se vuelva aburrido”, afirma Guananga.

La canoterapia brinda a los pacientes la oportunidad de interactuar con los cachorros, logrando mejorar su estado de ánimo, el control muscular y el autocuidado e incluso es una actividad que permite a los niños liberar tensiones.

Durante las terapias los cachorros son abrazados y pintados, son muy tolerantes con sus pacientes, lo que los vuelve profesionales todo terreno. Los perros son herramientas importantes y útiles para el proceso de canalizar y regular las emociones.

Los perros para ser partícipes de la terapia, antes son preseleccionados y adiestrados, puesto que deben ser tolerantes y pacientes, además de no tener malas reacciones como morder. El adiestramiento de los perros se encuentra a cargo de un especialista en el tema. Cabe recalcar que los especialistas en el entrenamiento para la canopterapia deben recibir capacitaciones periódicas y contar con un certificado que los acredite. Los perros más usados para esta metodología son de raza boxer, golden y labrador.

Fortalecer Valores

El perro, es una mascota que no emite juicio, acepta a la persona tal y cómo es, es un recurso versátil para cualquier persona, por lo que le resulta fácil acceder al círculo del paciente y fortalecer hábitos.

“Cuando le dices al perro ‘Chiquis siéntate, dame la pata, por favor’ el niño lo ve y aprenden, lo empiezan a aplicar en sus vidas”, cuenta Ana Cecilia, especialista en canoterapia.

Los niños, con la ayuda del can fortalecen la confianza y seguridad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *