Lo Bello del Vello: la naturalidad del vello corporal femenino

Por: Camila Vergara y Andrea Valencia.

El día viernes 19 de abril a las 17h00 se realizará un evento gratuito en el Útero Espacio Socio Cultural donde se abrirá un espacio para la discusión sobre la percepción del vello corporal femenino en la comunidad quiteña. El objetivo es ir desmintiendo los tabúes y suposiciones que existen tales como la depilación en pro de una imagen estética y saludable.

Todavía me acuerdo cuando tenía 10 años y le rogué a mi mamá que me depile. Aun con mi uniforme de pantalón, utilizaba medias que me llegaban hasta las rodillas para que mis piernas peludas no se vean. Siempre asocie el hecho de tener vello corporal con falta de feminidad. Yo, una niña que apenas había hecho la primera comunión, entré a un cubículo para someterme a un tratamiento de belleza bastante doloroso que me durará por el resto de mi vida.

La imagen perfecta de la mujer y los comportamientos esperados de ella son una construcción social que se ha sedimentando desde hace mucho tiempo. Era sentido común, una mujer no debe tener pelo en su cuerpo. Hasta en las propagandas de productos depilatorios, las mujeres ya aparecen sin pelo antes de depilarse.

Pero los tiempos han cambiado y el tema está abierto al debate. Es inspirador ver a mujeres artistas como Lena Dunham rompiendo el concepto de la mujer publicitaria. Ella es la imagen contraria a la mujer perfecta, ella es la mujer real. Parte de esto es mostrar un cuerpo natural. Por eso, en la serie americana Girls, donde es la protagonista, ella sale en escenas desnuda, y sí, con vello púbico.

En el 2017, Adidas lanzó una campaña con la modelo sueca Arvisa Bystrom. Ella muestra sus piernas en su estado natural: sin depilarse. Al publicar una de las fotos en Instagram, ella recibió varias amenazas de violación por el hecho de salir con vello en sus piernas. Es importante cuestionar estas construcciones sociales y pensar en por qué las mujeres debemos cumplir estándares de belleza que son anti naturales y antihigiénicas. Se deben desmentir tabúes sobre la depilación basada en una imagen estética y “saludable”.

Jennifer Freile de 22 años es estudiante universitaria y cree que la depilación de la mujer cae en la percepción que se tiene sobre el género. “Yo pienso que recae en una construcción social y se convirtió en una norma que la mujer debe depilarse para ser “femenina”, explica. Jennifer comenta que la depilación le ha dejado secuelas. Pues la cantidad de veces que lo ha hecho le ha generado una piel muy sensible. “Yo he llegado al punto en que ya no puedo rasurarme porque mi piel se irrita y lastima. Es como que te sale un pelito y después dos en un mismo huequito y luego tres en el mismo huequito,” cuenta.

Para Pedro (nombre protegido) un joven de 22 años el vello corporal sea en hombre o en mujer es algo sucio. Para él, el vello está directamente relacionado con el cuidado de la persona. “Para mí no es aceptable que una mujer tenga vello corporal, pero, si yo exijo que ella no tenga vellos púbicos o en otros lados, debo yo también cumplir con lo mismo para que sea algo mutuo,” comenta.

La percepción de que la depilación se lo hace por higiene es falso. Eduardo Sánchez, profesor de la USFQ y especialista en ginecología dice que “erróneamente se cree que la depilación es sinónimo de higiene y salud”. Al contrario, “el vello protege contra las infecciones bacterianas o virales. Si se depila puede aumentar la irritación de la piel, molestias durante el acto sexual e infecciones en la zona de la vagina”. También es una barrera en contra de enfermedades de transmisión sexual como el del virus de papiloma humano.

Sánchez recomienda tener un cuidado higiénico en estas zonas con disminución de volumen en las zonas intimas mas no la depilación completa.

Lo estético…

Las mujeres le apuestan muchísimo a la depilación láser o definitiva. Los precios varían entre 300 a más de mil dólares. Es mucho más costosa, pero es definitiva. Lucia Espinosa es fisioterapeuta y propietaria de un centro estético que realiza depilación definitiva en Cumbayá, ella dice que no hay una necesidad fisiológica para la depilación, es solo estética y comodidad.

“La mujer se depila por vanidad y por higiene aunque esté recomendado no depilarse el bikini completo. El vello está por una razón y en esas áreas debe existir” manifiesta Espinosa, “pero que una mujer levante los brazos y tenga vello en las axilas es casi un insulto en nuestra cultura, simplemente no es aceptado”.

La sexualidad… María de los Ángeles Núñez, SEXÓLOGA.

En algunos casos, la depilación en la zona púbica es un pedido del hombre más que decisión de la mujer, manifiesta María de los Ángeles Núñez graduada en psicología y especializada en sexología. “Si depilarse la zona púbica se convierte en una condición para tener relaciones sexuales entonces algo no está bien con esa pareja,” dice.

No existen estudios que digan que el vello en la zona púbica quita el placer sexual del hombre. “Si una mujer decide depilarse el pubis es por razones propias y estéticas”, dice Núñez. La única relación que puede tener con el placer sexual es la autoestima de la mujer y como se ve ella físicamente, el placer del hombre no debe influir en esta decisión.

Núñez dice que ella no tiene una respuesta exacta por la que un hombre quisiera estar con una mujer sin vello púbico. Sin embargo, manifiesta que no es un comportamiento normal. “Puede ser guiado a una parafilia y eso depende de cada hombre y lo que busca con una depilación completa. En algunos casos se busca ver el cuerpo de una niña y no de una mujer,” comenta.

GIRL POWER

Cuando Lissette Arévalo, periodista y feminista, se cortó el pelo muy corto y se dio cuenta del poder que tiene el pelo como característica femenina. Ella recibió comentarios como que parecía hombre o lesbiana. Inspirada en esto, hizo un proyecto de fotografía con un texto llamado ‘Feminidades en plural’. “Me saqué fotos con mis vellos en el cuerpo, pero las poses eran muy femeninas,” cuenta.

“Soy mujer, soy femenina, soy heterosexual. La feminidad es diversa. Soy una mujer con mucho vello en el cuerpo pero eso no me hace menos que otras,” dice. Como feminista, Lisette piensa que “el vello es una respuesta hacia el poder que se ejerce sobre los cuerpos femeninos de forma estética”. Una imposición del poder sobre el cuerpo femenino es la feminidad estereotipada. Al exponerse a una sociedad conservadora y machista, Lissette estaba nerviosa de exponerse con vello corporal. A la final, se dio cuenta que “el vello existe en las mujeres y es parte de lo que somos”.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *