Diabetes en el embarazo: importancia e implicancias para la salud del niño y la madre

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica que se caracteriza por una deficiente producción o resistencia a la acción de la insulina. La prevalencia mundial ha incrementado de 108 millones en 1980 a 422 millones en el 2014, pasando del 4.7% al 8.5% en la población adulta.

Por: Daniela Riofrío y Yhael Roldan, estudiantes de la carrea de Nutrición y Dietética de la USFQ.

Tutora: María Elisa Herrera, MSc. Profesora de la carrera.

Además, se prevé que el número de personas con diabetes en América Latina incrementará en más del 50% (13,3 millones en el año 2000 a 39,9 millones para el año 2030). En Ecuador, la prevalencia nacional para el año 2012 según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) fue de 2.7% (2.6% hombres y 2.8% mujeres). La diabetes se clasifica en cuatro tipos: tipo 1 (DM1), tipo 2 (DM2), gestacional (DG) y por causas específicas.

La diabetes pre-gestacional (DPG) se diagnostica en aquellas mujeres que presentan la enfermedad antes de cursar el embarazo. Mientras que la diabetes gestacional (DG) es diagnosticada por primera vez en el embarazo. Siendo la complicación más frecuente de la gestación, en especial en aquellas mujeres con sobrepeso u obesidad. En Ecuador para el año 2016, el 10% de las mujeres embarazadas presentaron esta complicación. Existen riesgos para la salud tanto para la madre como para el niño. Entre las que se destacan:

  • Implicaciones madre: pre-eclampsia, abortos, mortinatos, infecciones, desarrollo de diabetes a futuro (50% más probabilidad) y complicaciones como nefropatías, hipertensión y retinopatía.
  • Implicaciones niño: macrosomía (recién nacido >4000g), obesidad infantil, trastornos del neurológicos y pulmonares, malformaciones congénitas, hipoglicemia al nacer, entre otros.

Dado que el embarazo es una etapa de gran vulnerabilidad para la madre y el niño, debido a un incremento en los requerimientos nutricionales y un mayor riesgo por malnutrición tanto por déficit como por exceso, el manejo nutricional materno se convierte en un determinante de los resultados perinatales. Entonces una dieta saludable, moderada y equilibrada conjuntamente con el adecuado aumento del peso corporal, implementación de actividad física y correcto aporte de nutrientes en la embarazada son tratamientos útiles y efectivos en el manejo de la diabetes gestacional.

Por otro lado, una mal manejo nutricional en el embarazo es un  factor de riesgo que condicionará la gravedad de la diabetes gestacional y sus consecuencias tanto para la madre como para el niño. Los avances científicos han demostrado que el manejo a través de un equipo multidisciplinario asegurará un óptimo control metabólico de la paciente con diabetes gestacional y deberá ser conformado por las siguientes especialidades: endocrinólogo, ginecólogo, pediatra, neonatólogo, nutricionista y educador de diabetes.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *