Los profesores que cambiaron mi vida

Casi todos los países celebran un día en honor al maestro. En Ecuador, se celebra el 13 de abril. Es importante entender el trabajo de un educador y qué mejor manera de hacerlo que contar las experiencias de quienes se nutren de ellos, los estudiantes.

El 29 de mayo de 1920 el presidente Alfredo Baquerizo Moreno instauró esta fecha en honor al natalicio del maestro ambateño Juan Montalvo. Por su arduo conocimiento e ímpetu por defender la democracia durante el gobierno del General Ignacio de Veintimilla y García Moreno fue reconocido como el guía del pueblo hacia la libertad nacional.

Gracias a aquellas responsabilidades ejercidas por el ilustre ambateño, los maestros ecuatorianos tienen un gran reto en la educación del país. La responsabilidad de quienes son el pilar de la formación de niños, adolscentes y adultos es un arduo compromiso social que fortalece el futuro de un país. 

Aula Magna a través de sus redes sociales preguntó a sus seguidores cómo un profesor cambió su vida. 

Dominique

“Yo tenía una clase en la que nos enseñaban como ser líderes. Nos decía que debíamos tener objetivos, seguidores, pero que lo más importante de ser un líder es tu ética. Nunca debes perder tus principios. Lo que tu ahora consideras que valoras demasiado, no va a ser lo mismo que en cuarenta años. Pero que los principios deben prevalecer siempre. La profesora nos dijo “cualquier meta que ustedes desean cumplir u objetivo que quieran lograr siempre y cuando no pierdan sus principios, porque eso es la esencia de cada persona”. 

Alex

“Tenía que hacer un trabajo de grabación. Lo hice en buena calidad, contraté actores y una locación. Fue una producción bastante esforzada. Saqué un buen producto con el que me sentía muy feliz. Cuando fui a presentarlo (mi profesor) me dijo que simplemente no servía para nada. Yo me desmoroné, era tanto trabajo para nada. Decidí irme de la carrera. Después conocí a otro profesor. Le expliqué la experiencia que había tenido con este profesor. Le indiqué mi trabajo y me dijo que tal vez faltaban algunas cosas pero que no está mal. Él me dio ciertas pautas, me dio varias técnicas y mejoraron mis producciones audiovisuales. Este profesor me ayudó a salir adelante y volver a amar mi carrera. Me devolvió las ganas de seguir en esta carrera y me devolvió mis sueños”.

Roberto

“Al inicio él es un poco extremista, pero lo importante en la clase era debatir, pensar en las cosas. Muchas de las cosas que uno tiene por sentado, te hacía dudar. Él quería hacer que tu pienses, más que tu sigas dogmas. Esa era su frase, dejen los dogmas a un lado y aprendan ustedes. Lo sigo teniendo como la persona que cambió la forma en la que yo pensaba”.

Carla

“Tenía problemas de salud, un problema pulmonar. Voy a tener una operación, con un post operatorio bastante doloroso. Mis incertidumbres eran ¿cómo se iban a portar los profesores conmigo?, ¿qué me van a decir? Yo estaba predestinada a escuchar muchos malos comentarios o actitudes negativas y nada comprensibles. El coordinador de mi carrera me recibió y me dijo “Carla la salud es lo primero, no te preocupes, en caso de que un maestro no quiera acceder o no comprenda la situación, me avisas y yo me encargo”. Esa autoridad me impresionó, la humanidad y la calidad humana al decirme “no te preocupes”, me dio mucha tranquilidad.

María José

“Me cambió la vida mi profesora de inglés en la universidad. Realmente me enseñó sobre la tolerancia, nos enseñó a ayudarnos entre compañeros, creó un ambiente súper chévere. Nos enseñó que debemos estar pendientes uno de los otros. Nos abrió los ojos a que la vida de mucha gente es difícil, aunque parezca normal en la universidad”.

María Gracia

“Había un grupo de teatro en mi escuela que lo daba un profesor de matemáticas. Siendo una niña tímida, me metí a los 8 años. Este profesor con todo lo que me enseñó en todos esos año, me ayudó a desarrollarme como persona, a ser más abierta, ahí encontré una pasión. Es algo que me cambió la vida porque sé que si no hubiese tenido ese profesor simplemente ahorita no sería quién soy”.

Algunos profesores creen pasar desapercibidos en la vida de los estudiantes. Pero a veces, sin saberlo son quienes dan un pequeño empujón hacía un cambio de vida. Ya que, a lo largo de la vida estudiantil cualquier detalle hará que siempre lleven en su corazón gratitud y admiración.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *