Los músicos y la separación de su obra


 Por: Emilio Granja
Periodista graduado en la USFQ

La música de Ryan Adams fue la banda sonora de mi último año en la universidad. Los acordes de su cover de Wonderwall de Oasis me acompañaron mientras redactaba las palabras de la tesis y durante mis clases finales. Por eso sentí como un golpe particular cuando salió en las noticias que su ex esposa Mandy Moore lo denunciaba en un artículo del New York Times por maltratos sexuales, psicólogos y verbales durante su matrimonio que duró 7 años. Además, se demostraba una relación de Adams con una menor, donde intercambia llamadas sexuales, desnudos, entre otras. La imagen que tenía como ídolo e personaje a seguir, se derrumbó ante mis ojos.

Recientemente, también salieron a la luz, —nuevamente— acusaciones contra Michael Jackson en el documental hecho por HBO Leaving Neverland de haber abusado a James Safechuck y Wade Robson cuando estos eran niños. Michael Jackson también forma parte de mi infancia debido a que su música era parte del repertorio en los gustos en casa. Me sé casi a memoria su Thriller o su Beat It y fui al cine con mi papá y mis amigos cuando salió su película This Is It, pocos meses luego de su muerte.

Por eso en este último mes, me he encontrado con una duda importante. ¿Es posible separar al artista de su obra? Muchos podrían decir que mientras no estemos contribuyendo a enriquecer su patrimonio monetario, podemos seguir escuchándolos. Por otro lado, verdaderos fans se niegan a aceptar las acusaciones contras sus artistas y creen que estas solo se dan para buscar fama. Sin embargo, para mi va más allá. Es muy difícil para mi entender que Jackson haya abusado a esos niños cuando canta una canción tan conmovedora como Childhood que habla sobre su infancia perdida o las canciones de amor de Adams en donde llora por un amor perdido de las cuales, muchas veces me sentí identificado. Saber que esos artistas hicieron daño a personas, niños que confiaron en ellos, me produce desazón y un sentimiento que el artista es hipócrita y contradictorio con su obra.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *