Estudiar lo que realmente te apasiona

Por: María Dolores Lasso, Ph.D.
Profesora de Educación de la USFQ

La mayoría de los estudiantes que ingresan a la universidad ya han escogido su carrera, otros aún no están seguros y algunos ingresan a la carrera que sus padres les han recomendado.

La educación tradicional latinoamericana obliga a que los estudiantes se enfoquen en una sola profesión al ingresar a la universidad, cuando a nivel mundial la educación con mejores resultados procura que durante los primeros semestres de la permanencia en la universidad los estudiantes tengan un acercamiento a diferentes áreas del conocimiento para que puedan consolidar sus conocimientos previos, evaluar su elección de carrera y descubrir lo que  realmente quieren estudiar.

El hecho de estar expuestos de primera mano a diferentes áreas del conocimiento durante el inicio de su carrera universitaria hace posible que los jóvenes adultos puedan descubrir su pasión, mientras adquieren conocimientos que les permiten tener una visión más amplia del mundo. Las vivencias de los estudiantes en la universidad hacen posible que ellos aprendan a explorar sus propios intereses y les brindan la capacidad de redescubrir lo que quieren estudiar.

A diferencia del pasado, las profesiones actuales no están escritas en piedra; no están aisladas de otras áreas del conocimiento y exigen que los profesionales puedan realizar colaboraciones multidisciplinarias. La realidad laboral actual demanda que las instituciones de educación superior formen personas flexibles, con destrezas que les permitan adaptarse a las necesidades que surgen dentro de los diferentes campos de trabajo. En algunos casos, el interés inicial en una profesión por parte de los estudiantes es confirmado durante los primeros semestres, pero en la mayoría de los casos, durante los primeros semestres los estudiantes deberían tener la oportunidad de evaluar su elección y realizar ajustes que les permitan estudiar lo que realmente les apasiona.

La elección de la profesión ocurre en diferente momento para cada persona y no debe ser una camisa de fuerza al inicio de la universidad. Es el estudiante quien, de acuerdo a sus propios intereses, debe escoger lo que va a estudiar; al fin y al cabo es una decisión de vida que está intrínsecamente relacionada con su motivación para culminar exitosamente sus estudios.

Para mayor información AQUÍ

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *