La mala educación

 
Por: Ana María López
Periodista graduada en la USFQ

Cuando entregaban los exámenes, mi nombre sonaba entre los últimos. Algunos profesores organizaban los papeles de acuerdo a los resultados: los mejores alumnos, con sus notas perfectas, recibían sus exámenes al principio. No tengo idea cómo logré graduarme como bachiller si no terminé el examen de grado de matemáticas. Pero quería enmarcar mi ensayo final sobre “La ciudad y los perros” de Mario Vargas Llosa.

En el primer semestre de la universidad un profesor me dijo que era una de las mejores de la clase, y fue la primera vez que fui parte del otro “grupo”. Entendí, entonces, que no era tonta sino mala estudiante. Tenía esa idea hasta hace unos meses que comencé a preguntar, ¿y cómo fue su experiencia en la escuela?

Dándole una vista general, la mayoría de gente tiene lindos recuerdos pero frustraciones y miedos cuando se trata de una u otra materia. ¿La culpa es de los profesores? Después de casi cuatro meses de trabajo en el campo y análisis de oficina, he llegado a la conclusión de que los profesores simplemente actúan dentro del espacio que el sistema educativo les permite, y si osan ir unos centímetros más allá para ser creativos, reciben sanciones.

La excelencia académica está por encima del desarrollo personal. Dentro de esa compleja mezcla de calificaciones y presiones familiares, los “malos estudiantes” somos calificados como mediocres o “un problema” porque no llegamos a los estándares impuestos por la burocracia estatal. ¿A qué viniste al mundo?, es la última pregunta que hago en las entrevistas.

La mayoría de gente está convencida que vino a “dejar una huella”. Si queremos transformar positivamente a la vida de los jóvenes, enfoquémonos en crear una educación inclusiva, sin “buenos” y “malos”. El futuro está en esa adolescente que quiere describir lo que ve pero tiene que hacer ejercicios de factoreo para recibir una buena nota. Qué tal si los profesores le impulsan a crear, a pesar de que nadie pueda calificar objetivamente lo que escribe.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *