Siempre Nos Faltarán 3

La mañana del 17 de noviembre, el último día de la octava edición del congreso internacional Periodismo en Debate 2018, la familia de Javier Ortega, Efraín Segarra y Paúl Rivas se dirigieron a los estudiantes para exhortarlos a contar siempre la verdad, más aún cuando ella está en peligro.

Fue una ceremonia conmovedora en donde los silencios se llenaban con lágrimas de respeto y honor a estos tres colegas que representan la convicción de su profesión. Eric Samson, director de la carrera de periodismo de la USFQ, con lágrimas corriendo por sus mejillas, tomó el micrófono para decirles a sus alumnos que estén a la altura de los periodista de El Comercio. Su voz se cortó pero tomó fuerzas para gritar tres veces “Por Efraín, Paúl y Javier, ¡Nadie se cansa!”.

Eric Samson, director de la carrera de Periodismo USFQ. Foto: El Comercio.

Dimitri Barreto, editor del diario El Comercio, periódico donde trabajaban Efraín, Paúl y Javier, agradeció a Eric por estar presente desde el inicio de esta tragedia. “Desde el primer día estuvo en las vigilias y no solo ese día sino siempre. Desde entonces empezamos a hablar de este tema y que debemos hablar por nuestros colegas que están en la frontera viviendo día a día en condiciones de riesgo. Son ellos por lo que debemos preocuparnos, apoyar y aprender,” dijo Barreto entre lágrimas.

Dimitri Barreto, editor del diario El Comercio. Foto: El Comercio.

Como estudiante de periodismo no me corresponde contar esta historia como una cobertura más. Mis palabras no pueden parafrasear lo que dijeron las familias de los tres periodistas que murieron en la frontera norte por ejercer su profesión. Aquí están transcritas las palabras de Don Galo Ortega; padre de Javier, Yadira Aguagallo, novia de Paúl; palabras de Christian y Patricio Segarra, hijos de Efraín.

Objetos personales de los tres periodistas que se entregaron para exhibir en el Newseum, museo interactivo de noticias y periodismo en Washington.

Javier Ortega, palabras de su padre Galo Ortega:

“Mi hijo (Javier) desde que comenzó su primer semestre se formó con esa convicción de que el periodismo — pausa—le comprometía para informar, esa era su ética profesional. Javier tenía todo el compromiso en su mente para informar al pueblo ecuatoriano sobre la verdad. Él lo hacía con esa valentía, con esa convicción, sin temor con esa fuerza que él dedicaba — pausa (se corta)— Perdón, no me puedo contener…para terminar quiero dar mi agradecimiento a los periodistas sin cadenas, que con ese valor, esa fuerza, dedicación y sin ver el peligro que lleva esta situación, ellos se han dedicado a ser periodistas y lo van a seguir haciendo.  Esto es nuestro agradecimiento como familiares, porque esto no se puede echar al olvido. Les invito a gritar por nuestros héroes: ¡Porque por Efraín, Paul y Javier…Nadie se cansa!”

Foto: El Comercio.

Paúl Rivas, palabras de su novia Yadira Aguagallo:

“Si ustedes se acercaran al señor Ortega hubieran visto que llevaba la credencial de su hijo, esa credencial que llevó en el bolsillo hasta el último momento de su vida y así, él lo lleva con orgullo haciendo que el sueño de Javier, de construir un periodismo independiente serio y comprometido con la verdad, sea el periodismo que necesitamos en este país. Estamos profundamente agradecidos con todos ustedes por dedicar un espacio en este foro para recordar y construir memoria. Nosotros creemos que es lo fundamental en este momento porque lamentablemente vivimos en una sociedad en donde el olvido es el pan de todos los días.

En esta sociedad es donde más hace falta la memoria, no solamente por construir a Javier, Efraín y Paúl como un mito, sino para hacer que su vida y su asesinato no se convierta en algo que le pueda volver a pasar al periodismo ecuatoriano. Esperamos que los estudiantes de periodismo de este país no sean presas del miedo por que: a la violencia, al terror, al narcotráfico y a la corrupción se le hace frente con más y con mejor periodismo. Si los estudiantes de este país siguen con la convicción fuerte de hacer periodismo con ética, responsabilidad y sin miedo, los esfuerzos de sus familiares y los esfuerzos del señor Galo Ortega al portar la credencial de Javier con el orgullo no habrá sido en vano. Sabemos que van a estar a la altura de las condiciones históricas que este asesinato nos plantea desde hoy en adelante en la historia del periodismo. Nadie se cansa”.

Foto: El Comercio.

Efraín Segarra, palabras de sus hijos Christian y Patricio Segarra:

“No hay como olvidar y tener memoria que a partir del secuestro y asesinato de nuestros familiares el periodismo ecuatoriano ha tomado un nuevo rumbo. En este mañana quiero retratar algo muy importante. Mi padre Efraín Segarra fue conductor de la camioneta que llevó al equipo periodístico hacia Mataje y hacía muchos viajes más. Mi padre fue chofer profesional por más de 25 años y en este tiempo él se convirtió en un periodista más. Cuando mi padre hacía cobertura con los periodistas, lo que él trataba de hacer es estar atento a las noticias que pasaban alrededor o al las espaldas de ellos. Mi padre representaba un soporte a ellos y no simplemente el chofer. El hace una gran labor… hizo una gran labor.

Foto: El Comercio.

Muchachos, cuando vayan a una cobertura, acuérdense que todo el equipo periodístico que les acompaña es muy importante. Tomen en cuenta eso. Ellos van a ser sus ojos y sus oídos y van a ver todo lo que pueda pasar. Capaz esas personas van a ser las más importantes dentro de su aventura para poder informar.  Mi padre lo fue: como chofer y como periodista de corazón. Por su memoria quiero agradecerles a ustedes y a este espacio que nos han brindado. Recuerden que TODOS somos importantes para contar la verdad”.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *