Campaña de esterilización a perros asilvestrados salva fauna silvestre

 Por: Giovana Enríquez
Estudiante de periodismo de la USFQ

Se logró la esterilización de 103 animales, la gran mayoría hembras, en la zona de Influencia de la comunidad del Tablón (En Portovelo-Zaruma). Se piensa trabajar con el páramo de Paluguillo, los páramos del cerro Puntas, El Atacazo, entre otros.

La Fundación Cóndor y el Proyecto de Investigación del Cóndor Andino colocaron cámaras trampa en algunos páramos, principalmente el Antisana para monitorear la especie. Se llevaron una sorpresa al encontrar varias especies silvestres como: lobos, guarros, curiquingues, osos, gallinazos e incluso un puma.

Poco después la fundación se dio cuenta que estos animales se sentían amenazados por perros asilvestrados abandonados que se refugiaban en los páramos. Se demostró que competían por alimento con animales silvestres. Las jaurías cazaban conejos, venados, borregos, llamas y eventualmente terneros. En consecuencia, los comuneros ven vulnerado su patrimonio y, al desconocer esta situación, culpan a los animales silvestres e intentan cazarlos.

Foto Cortesía: Andrés Ortega, Director ejecutivo del Instituto de Conservación de Fauna Silvestre.

Los perros provinieron de las comunidades cercanas a Pintag. Primero la fundación inculcó concienciación a la comunidad en cuanto al manejo responsable de sus animales. Después capturaron a los animales que estaban invadiendo los páramos y  finalmente surgieron las campañas de esterilización masivas en estas comunidades aledañas a Pintag.

El Instituto Tueri se informó de este problema y se asoció con distintas instituciones como: la Escuela de Medicina Veterinaria USFQ, la Fundación Jocotocó, el Fondo para la Protección del Agua (FONAG), Peregrine Fund, la Fundación Cóndor y el Proyecto de Investigación del Cóndor Andino. De igual forma con la ayuda de médicos externos y voluntarios formaron entre 25 y 30 personas que llevaron a cabo esta campaña. No aportaron con dinero, más bien con insumos, recursos, logística, entre otras cosas. De esta manera, ayudaron a reducir los costos operativos.

Foto Cortesía:Andrés Ortega, Director ejecutivo del Instituto de Conservación de Fauna Silvestre.

“Desde hace unos 4 años se puso en marcha este proyecto. Es todo un conjunto de acciones que buscan reducir el número de perros asilvestrados y por ende reducir la competencia y riesgos sanitarios que puedan provocar en la  fauna silvestre de las zonas de influencia”, comentó Andrés Ortega, veterinario de la USFQ y director del proyecto.

El Ministerio de Ambiente ha brindado apoyo con guardaparques que consiguen a los perros y los trasladan al sitio donde se realiza el procedimiento. También difunden el mensaje con anuncios y propaganda.

Foto Cortesía: Andrés Ortega, Director ejecutivo del Instituto de Conservación de Fauna Silvestre.

El proceso consiste en primero chequear a los animales, se les prepara para la cirugía, se les da fármacos para que se anestesien, luego entran al quirófano y se realiza el procedimiento quirúrgico. Posteriormente, pasan a un área donde los estudiantes y voluntarios les acompañan hasta cuando se restablecen totalmente durante aproximadamente 1 hora. El proceso en general dura 2 horas.

“Actualmente ya no hay tanto perro asilvestrado en los páramos. Desde entonces comenzaron a aparecer más conejos, venados e incluso osos andinos. Ya no hay ese conflicto humano-animal porque los animales, al tener más alimentos en sus páramos, ya no tienen que ejercer presión sobre los animales domésticos de los comuneros. Los cóndores,  ya no tendrán esa competencia alimenticia”, informó Valentina Forero, veterinaria de la USFQ.

“Es un ganar ganar, todos ganamos. Gana la institución a la que se le compra los insumos, gana la comunidad porque ya no tiene tantos perros callejeros, ganan los estudiantes porque aprenden con cirujanos de experiencia, gana la escuela veterinaria porque obtiene puntos de acreditación a través del proyecto de vinculación, gana la universidad porque posiciona su imagen, gana el instituto de medicina de la conservación, gana el Ministerio de Ambiente porque favorecen su trabajo. Todo se basa en la colaboración”, aclaró Andrés Ortega.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *