Quito tiene teatro: Lo mejor de las artes escénicas de la capital

 Por: Cinthya Guaña Córdova
Estudiante de periodismo de la USFQ

Quito Tiene Teatro es el Festival de Artes Escénicas más grande de la ciudad. Este encuentro selecciona a los mejores espectáculos escénicos para presentarlos en el marco del Verano de las Artes de Quito. A dos meses de la clausura de su Cuarta Edición, nos preguntamos si, en general, ¿la capital goza de una oferta teatral tan variada como la que tiene durante los días de festival?

Este año, Quito Tiene Teatro presentó 27 espectáculos escénicos entre danza, teatro, circo, narración oral, multidisciplinario, magia, obras infantiles y teatro drag, desde el 27 de julio hasta el 7 de agosto.

Las obras presentadas fueron cuidadosamente elegidas de entre 100 postulaciones. Por ejemplo, “La Ciudad de Las Mujeres Innobles”, de Rosa Amelia Poveda y “La Venadita” de Juana Guarderas, abrieron y cerraron el festival, respectivamente. La elección no fue al azar. Ambas obras hablan sobre mujeres, y están contadas por mujeres, en un contexto social donde la lucha femenina se lleva a cabo a diario.

Otra de las apuestas para 2018 fueron las “acupunturas”, espectáculos escénicos al aire libre y de corta duración. A pesar de que su realización fue una condición del municipio, la organización aprovechó para visibilizar a los artistas que trabajan en el espacio público.

El Festival

Cogestionado con la Secretaría de Cultura y la Alcaldía Metropolitana, Quito Tiene Teatro es una iniciativa de los gremios escénicos de la capital (ANAE, ASOESCENA, Unima y RED de Espacios Independientes), que conforman el Comité de Gestión de las Artes Escénicas. Ellos insisten en que el festival tiene la intención de tejer redes entre artistas, espacios escénicos, instituciones públicas y la ciudadanía. El objetivo: dignificar el trabajo artístico, ser una muestra de lo que sucede en la escena teatral local y ofrecer al público espectáculos de calidad.

La Ciudad de las Mujeres Innobles. Foto Cortesía: Quito Tiene Teatro.

El acceso de la ciudadanía a la oferta escénica durante los días de festival es libre. Pero ¡ojo!, porque libre no es lo mismo que gratis. Las entradas son subvencionadas por los impuestos de los ciudadanos de Quito. Es decir que, de alguna forma, los asistentes sí pagan su entrada, aclaró Carla Maruri, Gerente del Quito Tiene Teatro 2018, en una rueda de prensa realizada antes del festival.

La subvención de los pases de acceso es una condición que pone el municipio para apoyar al festival. La entrada libre está pensada como una estrategia para atraer gente, pero resulta dañina para la fidelización de público al teatro una vez que se ha terminado el festival.

La Venadita. Foto Cortesía: Quito Tiene Teatro.

Alrededor de 6 000 personas asistieron a la Cuarta Edición de Quito Tiene Teatro, es decir, un promedio de 200 personas por espacio escénico. Impaciente, el público llegaba aproximadamente dos horas antes del espectáculo para adquirir su pase. A un mes de la clausura del festival, la afluencia de público es muy distinta.

La Oferta Teatral

Si bien los teatros públicos del municipio, las salas gestionadas por la gerencia de este año y los espacios abiertos fueron parte del festival, los escenarios escénicos independientes son la casa del teatro quiteño.

Gran parte de las obras del Quito Tiene Teatro sucedieron en salas independientes distribuidas por toda la ciudad (desde el Perla Rosa Calaña, en Cotocollao, hasta el Titiriteatro, en el Valle de los Chillos). A diferencia de los otros espacios, estos mantienen su cartelera activa, más allá del marco del Verano de las Artes.

Teatro Perla Rosa Calaña. Foto Cortesía: Quito Tiene Teatro.

Hay teatro todo el año en espacios como la Casa de Teatro Malayerba, El Patio de Comedias o el Espacio Vazío, que fueron parte de los seleccionados para 2018 y que planifican una cartelera trimestral o incluso anual. Existen otros como El Tri-Ciclo o la Casa Mitómana, que aunque no fueron parte de esta edición, también ofrecen espectáculos escénicos todas las semanas.

Si hay teatro ¿por qué la afluencia de público no es la misma?

Juana Guarderas, fundadora y propietaria del Patio de Comedias cuenta que, en el caso de su teatro, el público asiste con frecuencia porque conoce el lugar, le gusta su oferta y está dispuesto a pagar por ella. “Han tenido que pasar años para que el Patio tenga su propio público”, afirma. Espacios como el Tri-Ciclo luchan por la difusión de su oferta todas las semanas, enviando su cartelera por email a los contactos de su base de datos. Otros, como el Rosa Perla Calaña, realizan videos en redes sociales, apuntándole a la audiencia audiovisual e invitando a sus espectáculos.

Patio de comedias en Quito.

Ni la Gerencia, el Comité de Gestión o los dueños de los teatros independientes encuentran la fórmula para garantizar la asistencia de un público fiel. Saben que uno de los problemas es la difusión de la oferta, constante durante el festival, pero esporádica después. Otro de los problemas es la gratuidad. Al respecto, Pablo Corral, Secretario de Cultura, sostiene que “el público debe acostumbrarse a pagar por el trabajo de los artistas”. Sin embargo, las entradas son subvencionadas en su totalidad durante el festival.

Parque La Carolina. Foto Cortesía: Quito Tiene Teatro.

Aunque el público no lo sepa, todos están de acuerdo en algo: Quito Tiene Teatro, TODO EL AÑO.  Algunas de las obras en la cartelera quiteña más próxima son: “El Inventor”, del 19 al 21 de octubre en el Telón de Aquiles (Ventura Mall, piso 3); “La Serenísima Madre de las Flores”, el 24 y 25 de octubre en el Museo de La Ciudad (García Moreno y Rocafuerte); y “La Edad de la Ciruela”, el viernes 26 de octubre en el Espacio Vazío del ISPADE (Ulpiano Páez y Av. Patria, esquina).

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *