Una vida sin límites: la historia de María Cecilia Santos

Una vida sin límites: la historia de María Cecilia Santos
Share

María Cecilia Santos cursaba la carrera de bellas artes en la Universidad Estatal de New York (SUNY) cuando su vida tomó un giro inesperado en 1994. Después de sufrir un accidente de tránsito, estuvo en coma durante tres semanas y perdió la vista. No obstante, eso no fue impedimento para que ella culminé sus estudios y continuara haciendo lo que más disfruta, arte.

La artista guayaquileña se encontraba en Italia realizando un curso de verano cuando ocurrió el accidente. Ella cuenta que pudo ver las grandes obras italianas del renacimiento, y que incluso pudo hacer pequeñas restauraciones en capillas, a lo cual llama “una gran bendición”.

El incidente sucedió en Génova. “Yo iba atrás, como pasajero. De los cuatro que fuimos en el auto yo fui la única accidentada”, recuerda María Cecilia. Los doctores le dieron apenas 18 horas de vida, ya que sufrió un fuerte trauma cerebral y una fractura del cráneo. Sin embargo, tras cuatro meses de cuidados en el hospital, le dieron el alta y pudo salir a enfrentar su nueva vida, superando cualquier expectativa.

Arte creado por María Cecilia Santos.

Pero no fue sencillo. Al principio, María Cecilia no aceptaba la condición en la que se encontraba. Debido al trauma que sufrió, ella no tenía consciencia plena de que había perdido la vista. Se encontraba en estado de negación y tuvo que salir del hospital para empezar a aceptarlo. “Es fácil decirlo, pero no es fácil aceptar una situación así”, comenta.

Fue así como estuvo en un centro de rehabilitación por ocho meses, donde aprendió a ser independiente y valerse por sí misma. Nadie se imaginaba que dos años después María Cecilia se estuviera reincorporando a la vida universitaria.

María Cecilia dando una conferencia en Estados Unidos.

Gracias a una invitación de Carlos Montúfar, cuenta ella, pudo ingresar a la Universidad San Francisco de Quito. Debido “al cariño de todas las personas y la amabilidad de los profesores” pudo sentirse satisfecha y cumplir su sueño. Revalidó los créditos que cursó en New York y en 1998 se graduó como Suma Cum Laude, en la carrera de Artes Plásticas.

Pero, ¿cómo pinta alguien que no tiene el sentido de la vista? A través de una técnica en la que se colocan alfileres en el lienzo, María Cecilia utiliza el tacto para ubicarse espacialmente y con la ayuda de alguien ubica los colores que necesita. En cuanto a los temas que trata en sus obras, “pinto lo que siento en el momento o, incluso mis recuerdos de cuando tenía vista”, nos cuenta.

Otra obra de María Cecilia.

Ahora la artista vive en Florida, Estados Unidos. Desde ahí continúa trabajando en su arte y es conferencista. Hasta el momento ha dado más de cincuenta charlas de motivación en las que cuenta su historia y cómo pudo salir adelante. Está previsto que su libro, “Una vida sin límites”, sea lanzado el 17 de octubre en la USFQ.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *