Transición colegio a universidad: El inicio de una nueva etapa

Transición colegio a universidad: El inicio de una nueva etapa
Share

Por: Paula Andrea Vivas
Consejería Académica USFQ

El inicio de la vida universitaria es un paso de transición hacia la búsqueda de metas propias. Ser un estudiante universitario e integrarse en un nuevo entorno académico es una aventura que implica varios retos, dentro de los cuales destacan los aspectos de adaptación social, nuevas exigencias académicas y expectativas relacionadas con la autonomía personal.

Esta transición de colegio a universidad envuelve cambios sociales debido a que el estudiante requiere explorar nuevas estrategias de socialización para conocer a nuevas personas y crear vínculos a nivel personal y profesional con personas diversas.

Es importante que al enfrentar este reto los estudiantes reconozcan que todos sus compañeros también son nuevos al entorno universitario para que, por un lado puedan empatizar con sus necesidades y por otro lado para que tengan la fortaleza de vencer los temores propios de la transición y se aventuren con seguridad en la construcción de nuevas relaciones y de su propia identidad como adultos.

Los cambios académicos también constituyen un reto durante el proceso de transición para quienes inician sus estudios universitarios. El ambiente académico es un mundo rodeado de evidencias científicas que cuestionan nuestras creencias, expectativas de comprensión y comunicación elevadas en donde el estudiante tiene un rol mucho más activo en su propio aprendizaje que en el colegio.

Además el éxito académico en gran medida está condicionado a la capacidad individual del estudiante de organizar su tiempo, realizar consultas y lecturas de forma independiente y tener una apertura absoluta para identificar nuevos temas de interés que despierten su motivación por aprender no solo acerca de su carrera.

En cuanto a los cambios en el aspecto personal, la etapa universitaria es un momento de transición evidente entre la adolescencia y la adultez. El crecimiento propio y el desarrollo personal tienen una fuerte influencia del ambiente al experimentar una nueva realidad, así como también por el deseo de superación personal en cuanto a lograr objetivos o metas planteadas.

Para todo esto, el estudiante debe identificar que la etapa universitaria es una oportunidad de crecimiento personal más allá del mérito académico,  pues presenta posibles oportunidades de replanteamiento de su propia identidad y cada estudiante debe aprovecharlas para convertirse en lo que de manera consciente desea ser.

Es fundamental que las universidades comprendan el proceso de transición para brindar apoyo a los estudiantes en estos tres aspectos fomentando su desarrollo integral mientras se preparan para enfrentar los retos profesionales del futuro. Resulta fundamental e imprescindible lograr que el estudiante viva esta etapa de transición de una forma adecuada aceptando que en la universidad más allá de formar profesionales, se están formando individuos libres.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *