La espada medieval llega a la USFQ

La espada medieval llega a la USFQ
Share

Para este nuevo semestre la Universidad San Francisco contará con un nuevo deporte para sus estudiantes. El curso de Artes Marciales Medievales lo dictará el instructor Daniel León, quien además es maestro en Kickboxing y Tang Soo Do, un arte marcial coreana.

Daniel, ecuatoriano que ha crecido y estudiado en Estados Unidos, llegó a Ecuador este año con la misión de difundir las distintas artes marciales que conoce. Es así como fundó su escuela Scuola Gladiatori en Quito y se unió a la USFQ.

Parte frontal del estudio, lugar donde se puede observar ciertos implementos. Foto: Sara Fuentes

Para el combate medieval, aparte del uso de la espada, se utiliza el mano a mano, lucha libre y técnicas de llaves y de palancas. Todo lo que se hace con la espada es transferible a las manos y el resto del cuerpo, explica Daniel. Esta disciplina también abarca lucha con dagas, lanza y hacha.

Daniel León, profesor de artes medievales de la USFQ. Foto: Sara Fuentes

“Espero sorprender a los alumnos de la USFQ con la diversidad y diversificación del estilo”, comenta Daniel y a la vez afirma que es una arte holístico, es decir completo, ya que abarca el ejercicio del cuerpo y de la mente complementariamente.

El curso está dividido en dos módulos. El primero, es introductorio. Se enseña la filosofía y el pensamiento del guerrero medieval. Daniel aplica en su curso el curriculum de la escuela Saint George de Estados Unidos, que se especializa en el estudio y enseñanza de estas técnicas.

Implementos que serán usados para los estudiantes de la USFQ. Foto: Sara Fuentes

Esta parte teórica es rescatada de textos del siglo XV, del maestro Fiori dei Liberi, quien se encargó de describir las técnicas de los guerreros medievales en su libro L’arte d’armizare, que se traduce como “El arte de las armas”.

Foto: Sara Fuentes

En el segundo módulo se enseñará las técnicas físicas y de contacto. Son cuatro los niveles en los que se divide el aprendizaje de esta disciplina y, según Daniel, en un semestre o un año de práctica los estudiantes podrían alcanzar fácilmente el primer nivel.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *